Andina

Gustavo Dulanto: el líder peruano del Sheriff que hace historia y sueña en grande

Anhela dar el gran salto a una de las ligas poderosas de España o Italia

ANDINA/Difusión

ANDINA/Difusión

07:00 | Madrid, set. 29.

El Sheriff de Moldavia es el equipo sensación de la Liga de Campeones al vencer al mismo Real Madrid en su propia casa y es que sus integrantes están decididos a hacer historia y no ser flor de un día como lo señala el impresionante central peruano Gustavo Dulanto, quien piensa en grande llevado por su sueño de recalar en grandes ligas española o italiana, un anhelo de niño.

"Me gusta soñar y pensar en grande. Había dicho que le iba a ganar al Madrid y se cumplió. Esa es mi mentalidad. Siempre pienso en grande. Sabemos lo que es el Madrid y ahora nos tocará jugar en Moldavia contra ellos en noviembre y estarán con la sangre en el ojo", declaró  Gustavo Dulanto en El Chiringuito.

¿Qué le dijo a Benzema?


El francés Karim Benzema se encargó de anotar el empate ante el FC Sheriff con un gol de penal. Dulanto contó que intentó intimidar al delantero antes del disparo de los doce pasos. 

"A Federico Valverde le pedí disculpas por una patada. En el penal, le dije a Benzema 'no sé qué decirte para ponerte nervioso' y se comenzó a reír. Son jugadores de clase mundial. Quería ponerlo nervioso, pero qué le voy a decir a Benzema", comentó el zaguero de 1.96 metros.

Dulanto tiene un papel preponderante dentro del Sheriff y lo demuestra en cada partido que le toca jugar a este modesto, pero aguerrido equipo. Ante el Madrid no fue la excepción porque fue el líder en la defensa y terminó el partido como capitán.

Piensa en grande


Como se sabe, Dulanto antes de llegar a Moldavia probó suerte en el Boavista, pero no pudo destacar. El Sheriff es su última oportunidad para recalar en las grandes ligas española o italiana, su sueño desde niño, según comento a Efe.


La fiesta en Tiráspol tras la histórica victoria del Sheriff en el Santiago Bernabéu (1-2) no la pudo aguar ni siquiera el coronavirus. Pero el equipo moldavo va por más en esta competición a la que llegó como la debutante cenicienta.

“Por ahora no pensamos en la clasificación para los octavos de final, ya que por ahora no hemos hecho nada extraordinario”, dijo Yuri Vernidub, el técnico del Sheriff, al término del encuentro.

El Sheriff quiere parecerse más a equipos que en algún momento recibieron una importante inyección financiera, lo que les permitió dar un salto de calidad y hacerse sentir en Europa, como el Zenit que ganó la UEFA en 2008 o el Deportivo que llegó a semifinales de la “Champions” en 2004.

A eso hay que sumar unas modernas instalaciones de entrenamiento que, según algunas fuentes, sólo son superadas por las de la cantera del Ajax de Ámsterdam.

Sí, es un recién llegado, pero ya suma seis puntos en dos partidos antes dos clásicos de la competición como Shakhtar y, especialmente, el Real Madrid. Cuatro goles a favor y uno en contra. Antes había eliminado en la fase previa al Dinamo Zagreb y el Estrella Roja.

Los héroes del Sheriff


El plantel del equipo está lleno de jugadores que explotaron tarde como el héroe del partido de ayer, el portero griego Giorgos Athanasiadis, que militó en el AEK, pero increíblemente nunca ha sido internacional con su país.

Lo mismo se puede decir del mediapunta colombiano Frank Castañeda, que proviene del desconocido fútbol eslovaco. Su compatriota, el central Danilo Arboleda, nunca había salido de su país hasta que recaló la temporada pasada en Transnistria.

Otro desconocido es el zurdo brasileño Cristiano, que lleva tres asistencias de gol en dos partidos de la máxima competición continental y que llegó a Transnistria en 2017 tras dar tumbos durante muchos años en el fútbol brasileño.

El autor del primer gol del partido, el uzbeko Jasurbek Yakhshibóev, jugó sólo en Bielorrusia y Polonia. Y el centrocampista griego, Dimitris Kolovos, en su país natal y en modestos clubes belgas, holandeses y chipriotas.

También hay "rebotados" que no pudieron asentarse en la élite y buscan una segunda oportunidad como el maliense Adama Traoré, que no logró triunfar en el histórico Metz francés.

Otros son descubrimientos en los lugares más insospechados. Es el caso de Thill, que marcó anoche un golazo por la escuadra. El luxemburgués únicamente jugó en un modesto club ruso, Tambov, antes de asentarse como titular del Sheriff.

El ghanés Addo, de 21 años, una especie de Kanté, pero mucho más joven, llegó al Sheriff procedente también del fútbol eslovaco.

Sí, el Sheriff paga mucho más que otros clubes moldavos, pero casi todos los jugadores son cedidos o comprados como agentes libres. Negocio redondo.

Fuentes del club informaron a Efe que en Tiráspol se celebró la victoria como nunca, pero el entrenador fue el encargado de bajar la pelota al suelo. No hay euforia en el club de la república autoproclamada de Transnistria que ha ganado 19 ligas de 21 desde su fundación.

“Estamos en el buen camino. Simplemente, avanzamos paso a paso. Por delante tenemos cuatro importantísimos partidos. Cuando lleguen los partidos decisivos, entonces hablaremos de la próxima fase”, dijo con los pies en el suelo.

Los próximos partidos, incluida la visita del Real Madrid a Tiráspol en noviembre, dirán si el Sheriff va de farol y tiene la pólvora mojada, o es un contrincante serio para los grandes pistoleros de la Liga de Campeones.

Histórico






Más en Andina



(FIN) EFE/INT/JSO

Publicado: 29/9/2021
Loading...