Andina

Coronavirus: conoce el protector facial con autodesinfección que ganó concurso de Indecopi

Inventor huancavelicano Rulli Llancari Anyaipoma ganó Concurso Especial de Patentes frente al covid-19

ANDINA/Difusión

ANDINA/Difusión

06:16 | Lima, jun. 12.

Por Luis Zuta Dávila

Un protector facial capaz de filtrar el aire que se respira para no contagiarse del nuevo coronavirus u otros patógenos y exhalarlo con igual inocuidad para no afectar a nadie a nuestro alrededor. Y que, además, no necesita limpieza porque cuenta con un sistema de autodesinfección. Esto es posible gracias al inventor huancavelicano Rulli Llancari Anyaipoma, ganador del Concurso Especial Patentes frente al covid-19, organizado por el Indecopi.

Ingeniero civil de profesión pero inventor desde los 12 años, cuando estudiaba en el Colegio Nacional “La Victoria de Ayacucho” de su natal Huancavelica, Rulli Llancari, se sumó al creciente número de peruanos que buscan soluciones, a través de la ciencia y la tecnología, para combatir con éxito al covid-19. Y él apostó por un accesorio de seguridad personal que evita el contagio en el marco de la “nueva convivencia social” a la que estamos supeditados en el Perú y el mundo, mientras no exista una vacuna ni tratamiento eficaces.

Protector facial con autodesinfección


Llancari Anyaipoma explica que su invento consiste en una máscara hermética que protege la nariz y la boca como medio de contagio, la cual presenta dos orificios: uno nasal y otro bucal, donde se acoplan tubos de desinfección destinados a filtrar el aire que ingresa y eliminar el dióxido de carbono o CO2 que elimina el organismo en la exhalación.

Lea también:
Coronavirus: odontólogo iqueño inventa cámara de aislamiento para evitar contagios


Ambos tubos presentan una cavidad cilíndrica que almacena un líquido viscoso conductivo eléctrico y unas micromallas metálicas entrecruzadas, ubicadas como cubierta s obre el extremo interno de cada tubo de desinfección.

“La eliminación de patógenos se produce por medio de un campo electroestático producido por las micromallas metálicas entrecruzadas y para mayor efectividad entre las celdas de la micromallas se presenta una película generada por el líquido viscoso con conductividad eléctrica ubicado dentro de la cavidad cilíndrica del tubo de desinfección. Allí, el covid-19 y cualquier otro tipo de virus o patógenos son atrapados por su carga eléctrica y evita que estos sobrevivan”, precisó en entrevista con la Agencia Andina.

Detalló que el sistema es controlado por un microprocesador o "chip" integrado a la mascarilla, que regula también la tensión, intensidad y frecuencia de la energía eléctrica continua para lograr la destrucción del covid-19 u otros virus y patógenos que intenten ingresar a la persona por la boca o la nariz.


Este mismo microprocesador controla un sensor de respiración y exhalación, así como un pequeño ventilador (similar a los “coolers” de las computadoras) que impulsa la cantidad del aire desinfectado que ingresa por el primer tubo para lograr una adecuada oxigenación del organismo. Asimismo, controla el extractor de CO2 exhalado, el cua está acoplado al segundo tubo.  

“La ventaja de contar con este microprocesador es que el sistema de filtración puede programarse para uso automático o control manual mediante un pulsador o de manera remota con una computadora o un teléfono móvil, de acuerdo a las diferentes actividades físicas que desarrollamos durante el día”, destacó.

El invento de Rulli Llancari también incluye un visor unido al protector facial, el cual presenta un generador de luz ultravioleta instalado dentro del visor y que, por medio de convección, desinfecta toda la estructura del visor, impidiendo el contagio de los ojos, que es otra de las vías por donde ingresa el covid-19 al organismo.  “El periodo con la frecuencia o longitud de onda de luz ultravioleta también es controlado por el microprocesador que posee el protector facial”, aseveró.  


El funcionamiento de todo el sistema es mediante un batería de litio, similar a la de los teléfonos móviles, alojada en el inyector de oxígeno y cuenta con puerto USB universal, que sirve para cargar la batería.

“Los controles del funcionamiento de los diferentes sistemas son programados y también se realiza el monitoreo de datos como la frecuencia de respiración, el volumen de inhalación de oxígeno y de exhalación de CO2, así como la temperatura corporal de usuario, la carga electrostática, el voltaje en la micromalla, la longitud de onda del generador de luz ultravioleta. El control y monitoreo se ejecuta por medio de internet o bluetooth a través de un celular o laptop”, sostuvo.

El costo de producción de este prototipo está calculado en 180 a 200 soles, lo que representa un precio accesible para su producción en serie si se tiene en cuenta todos los beneficios que presenta, aseveró.

Ganador del concurso del Indecopi


Rulli Llancari no es el único ganador del “Concurso Especial de Patentes frente al covid-19”, organizado por el Indecopi. Él y otros 44 ganadores se hicieron acreedores al financiamiento de todas las tasas administrativas, que comprende el trámite de la solicitud de patente respectiva hasta la culminación del mismo, así como a la condición de “prioridad” para la aceleración del trámite de la patente ante la Dirección de Invenciones y Nuevas Tecnologías (DIN) del Indecopi.


Estos ganadores, provenientes de las 313 postulaciones que recibió en total el “Concurso Especial Patentes frente al covid-19”, pertenecen a la Región Lima (29) y 16 de las regiones Áncash, Arequipa, Cajamarca, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Junín, Piura, Puno y Tacna.

¿Qué es una patente?


Una patente es un título de propiedad otorgado por el Estado para la explotación de una invención, por un periodo limitado y dentro del territorio que los concede. Así, aquellas personas naturales o jurídicas que obtienen una patente gozan de un derecho de exclusividad que les permite decidir el destino de su invención, ya sea fabricarlo de forma directa para abastecer al mercado o autorizar su producción y comercialización a un tercero.

Inventor desde niño


A sus 47 años de edad, Rulli Llancari, quien egresó como ingeniero civil de la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica, cuenta con al menos ocho inventos terminados, dos de los cuales presentó ante el Indecopi para tramitar la respectiva patente, luego de ganar el Premio al Invento Regional del XVI Concurso Nacional de Invenciones, así como el XVII Concurso Nacional de Invenciones y Diseños Industriales, ambos organizados por Indecopi y realizados en los años 2017 y 2018, respectivamente. 

Se trata del “Atenuador antichoque”, un dispositivo que regula la intensidad eléctrica y mejora el factor de potencia, evitando accidentes como la electrocutación. Este se puede instalar conectado al tablero general de electricidad en hogares, oficinas, escuelas y cualquier otro inmueble sin importar el tamaño. 


El otro invento en trámite de patentación es un regulador de potencia luminosa tipo LED, que permite controlar la intensidad de los focos LED y con ello reducir el consumo energético y ahorrar en la facturación mensual.  Ambos inventos están en distintas fases del trámite regular y Rulli Llancari espera con ansias la conformidad definitiva del organismo para administrar su patente.

El invento del protector facial con sistema de desinfección, si bien resultó como uno de los 45 ganadores del “Concurso Especial de Patentes frente al covid-19”, no es el único que presentó. Fueron tres en total los presentados al certamen. 

Uno de ellos es el “Activador de conductividad eléctrica a nivel de las células del organismo”, un dispositivo portátil que mediante la estimulación eléctrica de baja potencia genera “bioenergía” capaz de elevar el nivel de PH de las células y tejidos del cuerpo y con ello fortalecer el sistema inmunológico que nos defiende de las enfermedades. “Con este dispositivo se puede elevar el PH hasta un nivel de 7.8 y así se generan las condiciones para que virus como el covid-19 y otros patógenos no se activen ni produzcan daño al organismo”, afirmó.

El segundo invento postulado al concurso del Indecopi consistió en un sistema de desinfección de ambientes mediante luz ultravioleta, que a diferencia de los existentes en la actualidad, cuenta con un microprocesador que regula la potencia y el tiempo de desinfección, y el equipo tiene un alcance ocho veces mayor al cubrir 360 grados, gracias a un brazo mecánico que puede moverse en cualquier dirección.

Heredero a la vista


encia al fabricar un robot cuando tenía 12 años y cuando ganó un certamen convocado por el Concytec con su invento “Regulador de Voltaje Electrolítico”, Rulli Llancari siente que su trayectoria continuará con el menor de sus tres hijos, quien a los 11 años ya muestra aptitudes e interés en la ciencia y la tecnología aplicada.


Cualidades del inventor


“Para ser inventor se requiere mucha observación, porque en la naturaleza está la respuesta a nuestras necesidades y problemas. También se necesita cierto nivel de conocimiento y aptitud para investigar y experimentar. Pero, sobre todo, se requiere mucha voluntad y perseverancia, porque lograr que un invento prospere, logrando que tenga patente y consiguiendo financiamiento para su producción es, en países como el nuestro, una labor titánica que puede desanimar al más entusiasta”, manifiesta Rulli, quien es un claro ejemplo de luchador huancavelicano que nunca bajó los brazos y cree firmemente en su capacidad creativa e innovadora para contribuir al progreso del Perú.

(FIN) LZD/MAO



Publicado: 11/6/2020
Loading...