Andina

Conoce al pediatra que entregó su vida profesional a la niñez peruana

Es el mayor de mayor edad del Instituto Nacional del Niño (INSN) de San Borja

Para el doctor Roberto Ruiz Merino su mayor logros haberse formado como pediatra en uno de los principales centros especializados del Perú: el Hospital del Niño de Breña.

Para el doctor Roberto Ruiz Merino su mayor logros haberse formado como pediatra en uno de los principales centros especializados del Perú: el Hospital del Niño de Breña.

09:02 | Lima, dic. 23.

Gregorio Roberto Ruiz Merino es el pediatra de mayor edad del INSN de San Borja, aunque actualmente efectúa labores administrativas. Acaba de cumplir 79 años de existencia, de los cuales 49 transcurrieron en el Hospital del Niño de Breña. Su oficio lo entregó con amor a los niños, niñas y adolescentes pobres del país y el Perú profundo.

Llegó al Hospital de Niño mucho antes de que se convirtiera en el Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN), en la década de los 70, cuando en sus salas de emergencias se atendían, durante un turno de guardia, entre 250 y 300 niños que ingresaban sin parar por problemas de neumonía, diarrea y otras complicaciones. A veces llegaban hasta 500, durante los fines de semana, recuerda el doctor Gregorio Roberto Ruiz Merino.

Entonces le decían ‘el flaco’ Ruiz y hacía su residentado de pediatría. “Llegaban casos de pequeños desnutridos, con anemia, infecciones respiratorias agudas, que muchas veces morían. Ver eso me marcó y tomé la decisión de dedicarme a evitar la mortalidad infantil en nuestro país”, rememora.

El adolescente talareño, el cuarto de 10 hermanos, el hijo de un obrero de la International Petroleum Company y de un ama de casa, piuranos también, quienes lo apoyaron en su deseo de ser médico, eligió quedarse en ese nosocomio para aprender en los años siguientes que la sonrisa de un niño que supera un episodio dramático en su salud es la satisfacción inexplicable más grande de la vida.

Oír el nombre de uno, sentir su abrazo tierno, ver cómo una madre recupera el brillo de sus ojos no tiene precio. No lo puedo explicar. Por eso cuando usted me pregunta si recuerdo una experiencia imborrable como médico pediatra en el hospital lo primero que aparece en mi memoria son esas sonrisas, los ‘gracias’, sus voces llamándome, que muchas veces me hicieron olvidar mis pesares”.

Servidor público

Cuatro décadas de cambios


El doctor Ruiz Merino, sin embargo, reconoce que no es fácil ser médico en un establecimiento de salud del Estado. Los niños siguen sufriendo de los mismos males de hace 40 años atrás, que ahora se denominan enfermedades prevalentes de la infancia.

Claro, las condiciones han cambiado notablemente en el hoy INSN de Breña, y ni qué decir en el moderno INSN de San Borja, donde labora desde hace siete años. Hoy, sostiene, se aumentó el presupuesto, los servicios de salud mejoraron y se ha logrado poner la ciencia al alcance de familias que viven en situaciones de pobreza. Pero es insuficiente y eso, a veces, causa un poco de frustración.

Ya no se ven a mamás en plena sala de emergencia lavando los pañales de tela de sus niños, que luego colgaban en las cunas. Pero todavía hay personal de salud que dona sangre para atender una emergencia infantil, o apoya económicamente a una madre”.

Servidor público

En estas cuatro décadas, la transformación que le sorprende al doctor Ruiz Merino es la presencia de los papás. Ahora participan notablemente, van a las consultas cuando la mamá no puede y gracias al celular hablan con ella si algo no entienden. Deciden juntos. Pero también observa con preocupación los efectos que tienen las “ausencias emocionales” de ellos, que se expresan en maltratos psicológicos.

El amor, el cariño y los cuidados nutren a los pequeños. Son la mejor garantía de una vida saludable. El hogar tiene que ser esa fuente”. Y lo sabe. Hoy es un abuelo que disfruta a sus nietos, le falta corazón para quererlos, dice, y como padre admite no les dedicó tiempo a sus hijos para gozarlos. Pero el pediatra siempre está presente.

¿Mi mayor logro? Haberme formado como pediatra en uno de los principales centros especializados: el Hospital del Niño de Breña. Di mi vida profesional a la niñez de nuestro país”.

Más en Andina:



(FIN) DOP/ SMS
JRA


Video: Gregorio Ruiz: 50 años de experiencia al servicio de la salud de niños y adolescentes
portada
Publicado: 23/12/2020
Loading...