Andina

Cóctel del Bicentenario: crean bebida a base de corteza del árbol de la quina

Berardo Ávila es el creador de este cóctel que espera se use por los 200 años de Independencia de Trujillo

Berardo Orlando Ávila es el creador del cóctel del bicentenario. Una bebida elaborada a base de la corteza del árbol de la quina. Foto: Luis Puell

Berardo Orlando Ávila es el creador del cóctel del bicentenario. Una bebida elaborada a base de la corteza del árbol de la quina. Foto: Luis Puell

04:00 | Trujillo, oct. 28.

La receta del cóctel del Bicentenario sorprendió a Berardo Orlando Ávila Fernández una tarde cuando dictaba una clase virtual en su casa. Desde que se levantó de la cama había estado inquieto, algo distraído, pensando en la mejor forma de mezclar el macerado de quina que había alcanzado su punto exacto el día anterior, y 50 días después de haberlo mezclado con destilado de uva de Moro.


Había terminado la clase de Operaciones de Bar y Bebidas e iniciado la de Enología, cuando les pidió a sus alumnos que lo esperaran un momento y fue a su refrigerador por hielo, limón, jarabe de goma, agua tónica, macerado de arándanos y el macerado de quina.

Como si alguien se la dictara, el barténder Orlando Ávila -frente a sus alumnos- vertió onza y media de macerado de arándanos en un vaso con cubos de hielo, agregó tres cuartos de onza de macerado de quina, el jugo de un limón, jarabe de goma, arándanos en fruta, rodajas de limón y completó con agua tónica.

Tras mezclar bien, Orlando miró a la cámara nuevamente y dijo a sus alumnos: “chicos, ustedes han sido testigos de la creación del cóctel del Bicentenario”, y por los parlantes se escucharon los sonidos de asombro de sus estudiantes universitarios.


“Cuando terminé de mezclar los ingredientes obtuve un color rojo, que era el que yo quería, porque es uno de los colores de nuestra Bandera y reuniendo en él todos los demás insumos que han sido obtenidos dentro de la Intendencia de Trujillo”, refirió.

El inicio


Esta historia refrescante empezó a macerarse en agosto, en una conversación entre Orlando Ávila o Koko como le dicen sus amigos y el historiador Iván La Riva, integrante de la Comisión Bicentenario, quien le consultó sobre la posibilidad de crear algo con la quina en el marco de esta fecha.

“Si usted me consigue quina podemos intentar algo”, sentenció Koko aquella vez, quien obtuvo como respuesta el compromiso de La Riva.


A los pocos días, Iván La Riva llamó a Ávila y le pidió que se comunicara con Roque Rodríguez, jefe de la Comisión por la recuperación del árbol de la quina, quien le entregó 10 gramos de corteza del árbol de la quina pulverizada.

Tomó el producto y al llegar a su casa lo vertió en una botella con 2 litros con destilado de uva de Moro y como era una corteza decidió esperar 28 días para que suelte sus aromas y sabores; sin embargo, pese haber alcanzado un color rojo intenso, aún el sabor no convencía a Koko, quien tiene 19 años como barténder.

Cada mañana, antes de ir al trabajo como responsable del área técnica de un canal de televisión local, Orlando movía la botella y por la tarde cataba el producto; sin embargo, recién en el día 50 sintió que el trago había alcanzado su punto exacto. Otros procesos de maceración toman la mitad del tiempo e incluso menos.

Luego de eso coló y purificó el líquido con algodón y lo pasó a otra botella, donde aguardaría para convertirse en el cóctel del bicentenario.

Orlando Ávila aseveró que el trago ya ha sido degustado por algunos integrantes de la Comisión Bicentenario, quienes han quedado más que complacidos con el sabor, y han anunciado la preparación de 400 unidades de este trago durante la celebración del día central de los 200 años de la independencia de la Intendencia de Trujillo.

Asimismo, se ha pensado en vender durante dicha celebración botellas con macerado de quina, producto que representa además una oportunidad para impulsar la conservación del árbol de la Quina, que forma parte del Escudo del Perú.

Mientras se espera que la comisión tome la mejor decisión, Orlando abraza y protege lo último que queda de macerado de quina, que espera convertirse junto al pisco en el trago de los peruanos. 

Más en Andina:

(FIN) LPZ/MAO

Publicado: 28/10/2020
Loading...