Andina

Células madre de Dama de Ampato son conservadas en su cordón umbilical

ANDINA/archivo

ANDINA/archivo

11:52 | Arequipa, abr. 02.

Las células madre de la Dama de Ampato, conocida como la momia Juanita, son conservadas en su cordón umbilical que se exhibe en el Museo Santuarios Andinos de la Universidad Católica de Santa María (UCSM), en la ciudad de Arequipa, se reveló hoy.

José Antonio Chávez, director de dicho museo, explicó que la momia Juanita fue enterrada junto a su cordón umbilical luego de ser sacrificada porque se trata de una costumbre muy difundida en el altiplano o en otros países como el Japón. 

"Actualmente, se conoce que este cordón umbilical alberga las células madre. Los incas conocían estas propiedades por eso el de Juanita está bien conservado", indica Chávez.

Dijo incluso que en la actualidad todavía se acostumbra en muchas zonas del altiplano que las personas que se enferman, consuma un poco del cordón umbilical para que sane

"No es un descubrimiento actual, los incas ya lo sabían", recalcó Chávez en entrevista publicada hoy en el suplemento Lo Nuestro del diario El Peruano.

Informó que la Dama de Ampato se expone en este museo en una urna especial que permite conservarla en óptimas condiciones y que se puede apreciarse también su espléndido ajuar, conformado por miniaturas tanto de figuras humanas como de animales, así como utensilios y alimentos.

Sorprende de manera especial la representación exacta de esta niña sagrada en miniatura, así como otras construidas en oro y plata, especialmente llamas.

Las diferentes expediciones encontraron artefactos y objetos, así como cerámica utilitaria que acompañaba estos capac cochas (elegidos para el sacrificio) y que pueden apreciarse en las diversas salas del museo.

Pertenecen a la cultura Inca y fueron hallados junto con los otros cuerpos de los volcanes Ampato, Pichu Pichu, Misti y Sara Sara.

El arqueólogo recordó asimismo que en el 2001, se inicio una investigación, auspiciada por la National Geographic, para determinar la procedencia de la Dama de Ampato, a través del estudio del ADN de la niña, en pueblos de Cusco, Puno y el valle del Colca.

 "Hicimos un muestreo en Juli (Puno). Esperamos los resultados de estas muestras así como la de otros cuerpos", dice.

Señaló que el ácido sulfúrico de los volcanes se ha precipitado en los cuerpos y ofrendas destruyéndolas parcialmente. El resto de momias está guardado en congeladores especiales de la universidad, pero no se exponen. 

Explicó que la mujer significó el bien más preciado en diversos períodos históricos. En esas épocas servían para la prosecución de la especie, pues generalmente los hombres luchaban por la conquista del territorio por mayores tierras agrícolas, y ellos eran quienes morían allí.

Hallada el 8 de setiembre de 1995, a unos metros del cráter del volcán Ampato, por los arqueólogos Johan Reinhard y José Antonio Chávez, la momia Juanita se convirtió en el principal hallazgo del proyecto Santuarios de Altura del Sur Andino de esta universidad, resultado de 27 años de investigaciones en volcanes del Perú, Chile y Argentina.

Posiblemente, este museo es el único que ofrece abundante información sobre un capítulo poco conocido de la historia incaica.

Los Capac cochas u ofrendas a los Apus. Niños criados especialmente para sacrificios y que eran educados para este fin en los Acllahuasi o Casa de las Escogidas.

"Fueron ofrendas realizadas por los incas", dice Chávez, a su vez que informa que Huayna Cápac fundó ciudadelas similares al Cusco, en Quito y Huánuco, en las cuales existirían estos acllahuasi.

 Luego de décadas de investigaciones, la Universidad encontró 18 cuerpos en Argentina y Perú; que se suman a los hallados por otros investigadores en Chile o Argentina. 

"No son entierros masivos, para eso existían los cementerios. Se hacían en lugares escogidos", afirma.
 
Los cronistas de la colonia como Martín de Murúa, Antonio de la Calancha e incluso el Inca Garcilaso de la Vega mencionan los Capac Cocha. Si bien Garcilaso reconoce los sacrificios humanos, refiere que los incas los suprimieron. 

"Niega que se haya persistido en estos. Pero en el norte, los moches realizaban estas ofrendas", dice.

 Estas prácticas persistieron mucho tiempo no solo por aspectos rituales sino por la rivalidad entre los grupos humanos. Incluso según diversos rumores sobrevive en algunas zonas del Altiplano, como el mito de los pishtacos.

El museo de la UCSM está ubicado en la calle La Merced 110, Arequipa y el horario de atención es de Lunes a Sábado de 09:00 a 18:00 horas, y domingos de 09:00 a 15:00 horas. Abierto  feriados con excepción del 25 de diciembre y 1 de enero.


Entrada general: 15 soles. Estudiantes, universitarios y niños: 5 soles. Precios especiales para grupos nacionales de cinco personas como mínimo: 3 soles cada uno. 

(FIN) MAE/LIT/MAO

Publicado: 2/4/2014
Loading...