Andina

Ayer residente del Inabif, hoy profesional del diseño de modas

Alyssa Sedano descubrió su talento para la confección de prendas y se formó gracias a Beca 18

Alyssa Sedano. Foto: Andina/difusión

Alyssa Sedano. Foto: Andina/difusión

11:44 | Lima, nov. 18.

Alyssa Sedano Pardo (22) nunca imaginó que su estancia en un hogar del Programa Integral Nacional para el Bienestar Familiar (INABIF) sacaría a relucir su vena artística para el diseño y la confección de prendas de vestir, y que luego formaría parte del equipo de jóvenes entrenadas por una empresa francesa, dueña de una reconocida marca, que montó su filial en Perú en el 2001.

Todo empezó cuando Alysssa participó en el taller de costura del Centro de Acogida Residencial (CAR) Ermelinda Carrera, donde su curiosidad y dedicación la motivaron a estudiar la carrera de diseño de modas.  

Al dejar el CAR encontró diversos trabajos, pero siempre volvía al diseño de prendas de vestir. Hoy trabaja para la empresa Textile Sourcing Company (TSC) que confecciona para distintas marcas internacionales y ella es la encargada de materializar los pedidos de una reconocida marca de ropa que envía sus diseños exclusivos con el fin de que se elaboren en Lima.

Alyssa se encarga de coordinar con los operarios, la administración, los proveedores y la línea de montaje, a fin de producir con el más alto grado de calidad las camisas, polos, shorts deportivos, entre otras prendas de vestir, que luego los peruanos adquirirán en las tiendas de los diversos mall de Lima y provincias, donde la marca cuenta con tiendas. Asimismo, una gran parte se exporta a otros mercados. 

La oportunidad de su vida 


Alyssa tuvo la oportunidad de aprender corte y confección en uno de los talleres ofrecidos en el CAR Ermelinda Carrera del Inabif, donde además de cariño, recibió una formación que le ha permitido insertarse en el mercado laboral.

Aunque estuvo solo cinco meses (diciembre 2009 - junio 2010) por encontrarse en situación de desprotección familiar, Alyssa, entonces de 15 años, aprendió todo lo que pudo del taller; deslumbrada por los hermosos vestidos y blusas que sus compañeras lograban con sus máquinas de coser.

Luego de volver a su hogar, al lado de su madre, la adolescente concluyó el colegio y se puso a trabajar en diversos oficios. Un día, el Inabif la llamó para darle la mejor noticia de su vida.

 “Un día sonó mi celular y eran del Inabif. Me dijeron que podía postular a Beca 18 en la modalidad de albergues. No lo pensé dos veces y escogí diseño de modas en la academia Chio Lecca, ya que es lo que me gustaba hacer en el albergue”, rememora Alyssa muy emocionada.

La exresidente del Inabif y hoy profesional de la moda recuerda con cariño a sus tutoras María, Eliana y Digna que la cuidaron en el CAR como una verdadera familia.

“El Inabif fue muy importante para mí. Me dio la oportunidad de estudiar una carrera técnica que me gusta mucho y me acompañó hasta que acabé mis estudios. Ese cariño recibido me hace regresar y contribuir con el trabajo que hago y seguir alentando a las chicas que están en el albergue”, finaliza Alyssa. 

Más en Andina:


(FIN) NDP/ART

Publicado: 18/11/2019
Loading...

Te puede interesar