Andina

Agricultores de Apurímac industrializan producción de papa y la convierten en chuño

Dieron valor agregado al tubérculo tras la adopción de tecnología con apoyo de Agroideas

Agricultores de Andahuaylas (Apurímac) dieron valor agregado a sus papas tras la adopción de tecnología. Foto: ANDINA/Difusión

Agricultores de Andahuaylas (Apurímac) dieron valor agregado a sus papas tras la adopción de tecnología. Foto: ANDINA/Difusión

15:48 | Lima, nov. 30.

Agricultores de la Cooperativa Agraria de Servicios Múltiples-Tesoro Chanka de Kishuara (Coopagros) lograron darle valor agregado a su producción de descarte de papa al transformarla en chuño, denominado "El tesoro de los Andes", gracias a la adquisición de infraestructura y equipos que formaron parte de un plan de negocio del programa Agroideas del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri).

Lograron implementar una planta para la transformación y secado de papa, además de adquirir un camión e insumos agrícolas que involucró una inversión total de 937,000 soles, de los cuales el programa cofinanció 656,000 soles y la organización agraria 281,000.

Don Eusebio Quito, quien es productor y gerente de la cooperativa —integrada por 72 productores del tubérculo— cuenta con orgullo su labor como heredero en la producción de papas en su natal Kishuara, en la provincia apurimeña de Andahuaylas, un trabajo al que se dedica desde hace más de 20 años.

“Esta papita la descartan. Todos los agricultores de Andahuaylas y Ayacucho la vendíamos a los hermanos de Ilave (Puno); ellos llevaban la papa y hacían la tunta, el chuño, y nos lo regresaban hasta Andahuaylas. Por eso tomamos la decisión de hacer el chuño en esta planta semiindustrial que tenemos. Agradezco a Agroideas, ellos nos han apoyado”, expresó.
 
De esta manera, los socios de Coopagros han asegurado el uso total de las cerca de 20,000 toneladas de papa que cosechan en las 46 hectáreas que dedican a la siembra del tubérculo.

Transformación

“Para la transformación usamos la papa chasca. Las papas pequeñas que nadie quiere en el mercado las hacemos chuño. Y se vende a mejor precio que la papa”, contó orgulloso don Eusebio, mientras muestra su producto final: “El tesoro de los Andes”.

Gracias al incremento de su producción y productividad y darle valor agregado a su producto mejoraron sus ingresos en la producción de papas nativas y convencionales con las que abastecen los mercados de la región Apurímac.

La cuarentena obligatoria que rigió por la pandemia del covid-19 no los detuvo, pues lograron terminar su cosecha a tiempo para luego dedicarse a fabricar su producto con miras a su próxima campaña de ventas.
 
A la fecha, el programa Agroideas ha cofinanciado 17 planes de negocio en Apurímac, en los que ha invertido más de 6.36 millones de soles para la adopción de tecnología.

Más en Andina:

(FIN) NDP/JOT
JRA

Publicado: 30/11/2020
Loading...