Andina

90% de familiares se opone a donación de órgano, pese a que víctima lo autorizó en vida

Debido a los mitos y desinformación, sostiene médico de EsSalud

14:52 | Lima, oct. 02.

El 90 por ciento de los familiares de quienes, a través de su DNI, autorizaron en vida la donación de sus órganos, se opone a concretar esta decisión cuando su pariente ha fallecido, debido a los mitos, la desinformación y la desconfianza que hay sobre estos temas.

Así lo informó hoy Carlos Carvallo Nique, gerente de Transplante del Seguro Social de Salud (EsSalud), al señalar que estos son los diferentes motivos por los que, entre enero y julio del 2015, solo se realizaron 400 trasplantes de órganos.

"Cuando una persona decide ser donante, muchas veces sus familiares no lo saben. Como doctores, nos enfrentamos a la difícil tarea de informar que un ser querido ha fallecido incluso cuando sigue conectado a un respirador artificial. Sus seres queridos creen que aún puede despertar, y en su dolor, es duro aceptar la idea de la donación", detalló en entrevista con el programa "Incluir para crecer" del canal online de Andina.

Carvallo informó que, según estudios, se sabe que el 70 por ciento de la población peruana está a favor de donar sus órganos al morir, pero apenas un 30 por ciento está a favor de acceder a donar los órganos de un familiar fallecido.

"Hay falta de conocimiento e información sobre el tema pero también falta de comunicación en los hogares. Nadie discute estos temas, no hay interés en saber la opinión de la gente y, al final, nos encontramos en un gran problema".

Finalmente, el especialista sostuvo que también existe una gran desconfianza de la población hacia el servicio de salud que brinda el sector salud, "lo que ha permitido la creación de mitos y leyendas urbanas alrededor de la donación de órganos".

"Solamente el 13 por ciento de los peruanos se ha registrado como donante en su DNI porque persisten muchas ideas falsas como que, en caso de emergencia, te van a dejar morir para utilizar tus órganos. O peor aún, que se secuestra a los donantes para extraer tejidos a la fuerza. Obviamente esto es falso y está perjudicando a miles de pacientes que esperan una oportunidad para seguir viviendo".



(FIN) LSC/RRC

Publicado: 2/10/2015