Andina

Más de 167,000 familias de la Sierra y Selva usan cocinas mejoradas a leña

De esta manera contribuyen a mitigar el cambio climático

En las viviendas de las familias usuarias del proyecto Haku Wiñay/Noa Jayatai, en  la Sierra y Selva, respectivamente, se han instalado 167,974 cocinas mejoradas a leña, hecho que redujo el monóxido de carbono (CO) en 2´177,880 toneladas métricas, equivalente al 17% de emisiones.

En las viviendas de las familias usuarias del proyecto Haku Wiñay/Noa Jayatai, en la Sierra y Selva, respectivamente, se han instalado 167,974 cocinas mejoradas a leña, hecho que redujo el monóxido de carbono (CO) en 2´177,880 toneladas métricas, equivalente al 17% de emisiones.

19:04 | Lima, jun. 5.

En las viviendas de las familias usuarias del proyecto Haku Wiñay/Noa Jayatai, en la Sierra y Selva, respectivamente, se han instalado 167,974 cocinas mejoradas a leña, hecho que redujo el monóxido de carbono (CO) en 2´177,880 toneladas métricas, equivalente al 17% de emisiones.

Como consecuencia de esta acción, el consumo de leña utilizado en las cocinas mejoradas se redujo de 1’633,410 TM a 816,705 TM, equivalente a un 50%.


Desde el año 2012, el Midis a través de Foncodes con el proyecto Haku Wiñay (en la sierra) y Noa Jayatai (en la selva) viene promoviendo el uso de cocinas mejoradas a leña ambientalmente amigables, sumándose a la mitigación del cambio climático y la preservación del medio ambiente.
 
El impacto directo en la salud y en el medio ambiente ha hecho que cada vez más hogares utilicen esta tecnología, validada por el Servicio Nacional de Capacitación para la Industria de la Construcción (Sencico), y el diseño de las cocinas se ajusta cada la realidad: poca disponibilidad de leña en la sierra y abundante en la selva.
 
Los modelos de cocinas mejoradas certificadas son: inkahuasi pichqa, inkahuasi 3 hornillas, mejorada selva o caralia. Estas contribuyen a la mejora de las condiciones de vida del hogar, mejora de la economía familiar, reduciéndose el uso de biomasa como combustible para cocinar sus alimentos.

 
Las cocinas mejoradas contribuyen a disminuir el riesgo de contraer enfermedades de infección respiratorias agudas (IRAS) por inhalación de humo.
 
Esta sana práctica está mejorando la salud y la calidad de vida a las familias de las zonas rurales. Ahora, el área de la cocina en la vivienda está libre de humo, ya que por un tubo y la chimenea sale hacia el exterior; de este modo las personas ya no dañan sus pulmones. 
 
Tradicionalmente, los ambientes dónde cocinaban estaban llenos de humo y hollín, ahora lucen limpios, lo mismo que los utensilios como ollas, teteras y sartenes.
 
En el marco de la articulación interinstitucional entre el Midis - Foncodes y el Proyecto Energía, Desarrollo y Vida (ENDEVIGIZ), de la Cooperación Alemana al Desarrollo (GIZ), se capacitó a yachachiq de las unidades territoriales de Foncodes en la construcción de las cocinas.
 
Los expertos de la GIZ desarrollaron talleres demostrativos tanto en Lima como en otros departamentos del Perú. Se capacitó a varios grupos de yachachiq, quienes a su vez replicaron esos conocimientos en sus respectivas zonas de intervención.

 
Es admirable como en muchas localidades del interior del país, las familias usuarias de Haku Wiñay/Noa Jayatai tienen a su cocina mejorada como uno de los bienes más preciados de su hogar, algunas incluso las decoran con mayólicas o las pintan. El ambiente destinado a la cocina luce limpio, libre de humo y las familias están contentas por esta mejora en sus viviendas.
 
Las cocinas mejoradas forman parte del componente de vivienda saludable del proyecto Haku Wiñay/Noa Jayatai que se desarrolla en los departamentos de Amazonas, Ayacucho, Ancash, Apurímac, Arequipa, Cusco, Cajamarca, Huancavelica, La Libertad, Lambayeque, Loreto, Piura, Huánuco, Moquegua, Tacna, Junín, Ucayali, San Martín, Pasco, Puno.

Más en Andina: 


(FIN) NDP/TMC


Publicado: 5/6/2019
Loading...

Te puede interesar