Andina

Caso Dani Alves: ¿Qué ocurre en la mente de un violador sexual y qué podemos hacer?

Detrás de un violador, hay el deseo de poder de un machismo psicopático, señala psiquiatra Carlos Bromley

06:52 | Lima, feb. 23.

El exfutbolista del FC Barcelona y del PSG, Dani Alves, de 40 años, fue condenado a cuatro años y medio de cárcel por haber violado a una mujer en los baños de una discoteca de Barcelona, un delito que lamentablemente suma cientos de víctimas cada año en nuestro país y el resto del mundo ¿Qué pasa por la mente de alguien que viola a otra persona? ¿es consciente de lo que hace?

Los abusadores sexuales son plenamente conscientes de sus actos porque calculan y planifican la violación y, por lo general, cometen el delito de manera repetida contra sus víctimas, advirtió el médico psiquiatra Carlos Bromley. 

Este sería el caso de Alves y de quienes actúan de forma similar. El futbolista de origen brasilero  lleva poco más de un año en prisión preventiva y deberá cumplir cuatro años y medio de cárcel, cinco de libertad vigilada y nueve de alejamiento de la víctima, a quien deberá indemnizar con 150.000 euros.

El especialista explicó que una violación no es producto de la búsqueda de satisfacción sexual sino del deseo de poder y sometimiento de la víctima, sobre todo si son personas vulnerables. 


Para que haya violación, tiene que haber una personalidad psicopática que no tenga respeto ni consideración hacia los demás. Son personas en pleno uso de su consciencia, responsables de sus actos y lo hacen de manera elaborada, calculada y repetitiva”, expresó al programa Andina Al Día.

 
Frente a los hechos de abuso sexual a menores en el Perú, algunas instituciones plantearon, en su momento, la elaboración de un proyecto de ley para aplicar la castración química a los violadores de menores de edad, adolescentes y mujeres como una medida para endurecer las penas por este delito.


No es un enfermo mental


Bromley dejó en claro que cuando un individuo presenta una marcada ideología machista y a esto se suma una psicopatología y una falta de respeto a la vida humana, se estaría frente a un potencial violador. 

"No es un enfermo mental, sino producto de su esquema mental equivocado busca dominar a los grupos más vulnerables y lo hace a través del abuso sexual"


Generalmente, agregó, los casos de violación sexual a menores se presentan en el entorno familiar, donde los abusadores a veces resulta ser el tío, primo, vecino o alguna persona cercana al niño o niña; lamentablemente, añadió, la gran mayoría de los casos no son denunciados por prejuicios o temor de los padres.


¿Qué es la castración química?

Con respecto a la castración química, el galeno refirió que este tema merece un análisis mucho más profundo porque la experiencia de otros países señala que los resultados aún no son concluyentes debido a que no se ha realizado un seguimiento constante a los violadores en el tiempo para observar si realmente este procedimiento evita la reincidencia en el abuso sexual a menores.

Además, esta intervención médica hormonal reversible no impide que el abusador pueda utilizar otros recursos para someter a su víctima sin necesidad de obtener una satisfacción sexual porque en realidad lo que busca es ejercer el poder con las poblaciones vulnerables, subrayó.

Explicó que el abuso sexual que comete el victimario va más allá de la exacerbación o satisfacción sexual y que en realidad lo que busca es el deseo de poder y sometimiento de la víctima, es decir hay un trasfondo machista psicopático.

Lo que pasa por la cabeza de un violador es la idea de que ese menor es un objeto de poder y, como ellos necesitan satisfacer esa necesidad de poder, actúan violando a la niña o niño. No es tanto por la apetencia sexual sino por el ejercicio del poder patológico o el machismo psicopático contra las niñas, niños, adolescentes y mujeres en general”, precisó.

Construir relaciones igualitarias


Por otro lado, el experto fue enfático al decir que ningún tratamiento psiquiátrico es efectivo para los violadores porque no es un problema de salud mental sino de ideología y de personalidad psicopática.

Este no es un problema de salud mental porque no es una perversión sexual sino es un problema de ideología y de personalidad psicopática. El tratamiento psiquiátrico específico no da resultados. Es como pretender tratar el racismo o el nazismo con procedimientos médicos y no es posible porque son temas ideológicos que se convierten en culturales”, detalló.


Para lograr erradicar estos pensamientos o ideologías erróneas, señaló es importante construir relaciones igualitarias entre hombres y mujeres desde el hogar y la escuela donde se les inculque a los niños valores, principios y sobre todo el respeto por el prójimo con el objetivo de construir una sociedad libre de violencia. 


Señales ayudan a reconocer un caso de abuso sexual

Los menores de edad que sufren una agresión sexual pueden presentar las siguientes conductas:

-Pueden ser síntomas como tener llanto sin una razón aparente, dejar de comer o comer demasiado, pueden tener problemas para dormir, tener pesadillas, mojar la cama más seguido o tener temor a cualquier adulto. 

-Hay que notar cualquier cambio en la conducta. Si era más sociable y de pronto se pone más tímido; o al revés, puede estar más inseguro e insegura y querer estar más tiempo con los padres, buscan que no lo dejen solo. 


-Podría también expresar ciertos comportamientos tocándose en las áreas genitales o tener temor a la oscuridad. Si ya está en el colegio,  puede bajar las notas o no querer ir a clases. 

-También puede tener ciertos comportamientos llamativos con otros niños o niñas en el juego que podrían ser hipersexuales. Por ejemplo, podrían comunicarse en su propio lenguaje con expresiones que no son comunes en nuestros niños.

"No es no" 

La Audiencia de Barcelona, responsable de condenar al futbolista Dani Alves, concluyó que se ha acreditado completamente que el ex jugador del Barcelona "cogió bruscamente" a la víctima, la tiró al suelo y, evitando que se pudiera mover, la violó, "pese a que la denunciante decía que no, que se quería ir".

La sala destacó que "para la existencia de agresión sexual no es preciso que se produzcan lesiones físicas, ni que conste una heroica oposición de la víctima a mantener relaciones sexuales". 

Más en Andina:



(FIN) ICI/RRC

Published: 2/22/2024