ONPE Elige local MOVIL
Andina

Ángela Uyen: La ayuda humanitaria es el trabajo de sus sueños

Peruana trabaja en la organización mundial Médicos Sin Fronteras

Angela Uyen

Angela Uyen

08:21 | Lima, ene. 13.

Por Nathaly Jimenez

Ángela Uyen es parte esencial en la prestigiosa organización mundial Médicos Sin Fronteras. Desde hace 10 años ha colaborado en Afganistán, Siria e India. Reside en Bélgica, desde donde trabaja para que más personas tengan acceso al servicio de salud.

El amor por el apoyo voluntario al prójimo la llevó al trabajo de sus  sueños. La doctora arequipeña Ángela Uyen Cateriano (40) forma parte desde hace más de 10 años de Médicos Sin Fronteras (MSF), una organización de acción médico-humanitaria que apoya a diversas comunidades en el mundo en situación de precariedad.

“Desde muy pequeña supe que quería ser médico, porque con nuestros conocimientos apoyamos a otras personas”, nos dice desde Bruselas, ciudad donde reside desde hace cuatro años.



El camino de ayuda


El camino de Ángela en la medicina comenzó en 1999, cuando ingresó a la Universidad Católica de Santa María de su natal Arequipa. Posteriormente, y como parte de su carrera, postuló al programa Serums y fue enviada al Cusco para brindar servicios a las comunidades vulnerables.

Ubicada en un lugar turístico, en las mañanas trabajaba en su comunidad, mientras que en las noches brindaba apoyo a los turistas, los que en agradecimiento donaban medicamentos o artículos básicos para los pobladores de la comunidad.

“Entre uno de estos turistas me encuentro con una doctora, quien me dijo que la labor que hacía era muy  linda y que si me gustaba el trabajo comunitario, debía postular a la organización Médicos Sin Fronteras. En  ese momento contesté que no, pero después me entró la curiosidad”, recordó.

Poco después, logró ser aceptada sin saber que su primera misión se le presentaría muy pronto en Haití.



Su primera misión 


Llegó el 2010 al país caribeño para trabajar en el Hospital de Bicentenaire en Puerto Príncipe.

Para llegar al hospital se recorría un camino de una hora y media. El trabajo fue arduo, cuenta. Cuando se desató la epidemia del cólera en ese país, estuvo a cargo de pacientes que tenían VIH y cuadros complicados de hipertensión,  diabetes, neumonía, entre otros males.

“Hay muchas historias que han marcado mis extensas jornadas de trabajo en Haití, y que me han dejado gratos recuerdos: la manzana que me regaló la hija de Helenne, una paciente que operamos de urgencia; Jeanne, la niña que recibió un balazo en la manito, y que, luego de perder tres dedos, aprendió a dibujar con la otra mano”, comentó conmovida todavía por esos gestos de agradecimiento.

También estuvo a cargo del servicio de urgencias, medicina interna y cirugía.  Llegaron a atender a 50 pacientes por día en los momentos más difíciles.

En África


Luego de más de un año de labor en Haití, empezó otra misión en Sudáfrica, país donde los casos de VIH iban en aumento. 

Asimismo, viajó a la República Democrática del Congo para apoyar a la comunidad en el tratamiento de VIH, tuberculosis y malaria, infecciones con altos índices de casos en los pobladores vulnerables de esta nación.

Siria e India


El 2014 viajó a Siria, junto a profesionales de Médicos Sin Fronteras, para ayudar a los ciudadanos afectados por el conflicto armado. 



Tras esto, se trasladó a India como responsable del equipo médico en el proyecto de Hajipur, en Bihar. Posteriormente, obtuvo el cargo de coordinadora regional de Proyectos, promoviendo campañas en Venezuela y Bolivia por MSF.

Asesora de MSF


En forma paralela, logró una beca del Gobierno británico para enfocarse en el tema de Relaciones Internacionales y 
Ciencias Políticas, una maestría que cursó en la universidad Queen Mary de Londres.

Mientras preparaba su tesis, postuló y fue aceptada como asesora de Política Sanitaria y Abogacía en el 2016 de MSF, para lo cual se mudó a Bruselas, a fin de comenzar sus nuevas funciones.

“Estoy enamorada de lo que hago. Hay mucha inequidad en el mundo y personas que no pueden acceder a servicios de salud. Quiero mostrarle al  mundo que estamos trabajando para cambiar esta situación e influenciar en  aquellos que tienen el poder de  cambiar las cosas”, manifestó.



La médica peruana trabaja con 12 países en el mundo. Ha realizado visitas de apoyo humanitario a Afganistán,   Mozambique, Nepal, Guinea, entre otros países. 

Su mensaje para todos los jóvenes peruanos: nunca piensen que algo es muy grande. 

“Uno mismo decide hasta dónde llegar y los conocimientos apoyan a conseguir ese ideal”, reflexiona.

Ángela es un orgullo peruano que trabaja en lo que de pequeña soñó: ayudar al prójimo. 

Más datos:


-Angela Uyen cursó dos maestrías en Perú. La primera en Control de  Enfermedades Infecciosas y Tropicales en la Universidad Cayetano Heredia y en Administración de Empresas de Salud en la UPC.

-Médicos Sin Fronteras es una organización de acción médico-humanitaria: asiste a personas  amenazadas por conflictos armados, violencia, epidemias o enfermedades olvidadas, desastres naturales y exclusión de la atención médica.

-El Servicio Rural y Urbano Marginal de Salud (Serums) es un programa de servicio a la comunidad hecho por profesionales de ciencias de la salud,  prioritariamente en las poblaciones más pobres y alejadas del Perú.

Más en Andina:



(FIN) NJC/RES

Publicado: 13/1/2022