Andina

Josefina Rojas, la protectora del desierto arequipeño de Sacaco

“Mientras tenga vida y salud voy a seguir cuidando los fósiles”, asegura

Josefina Rojas llegó a Sacaco junto con su esposo, Carlos Martín, cuando estaba a punto de cumplir 18 años. Ahora lleva cerca de medio siglo viviendo en la zona, Foto: ANDINA/Braian Reyna.

Josefina Rojas llegó a Sacaco junto con su esposo, Carlos Martín, cuando estaba a punto de cumplir 18 años. Ahora lleva cerca de medio siglo viviendo en la zona, Foto: ANDINA/Braian Reyna.

09:00 | Sacaco, Arequipa, dic. 2.

Por Jessica Olaechea Tejada

Josefina Rojas, de 67 años, no cree que su vida tenga algún parecido con la de María Reiche, la matemática alemana nacionalizada peruana que se dedicó a investigar y conservar las Líneas de Nasca (Ica). Sin embargo, la arequipeña lleva cerca de medio siglo protegiendo los fósiles del desierto de Sacaco, ubicado en el norte de la región Arequipa, el cual recorre bajo el inclemente sol y el viento que levanta todo a su paso. Vea aquí la galería fotográfica



Es una mujer menuda, pero con una fortaleza enorme. Mientras está en silencio parece tímida y hasta frágil, pero cuando empieza a hablar aflora su energía y no queda duda de que su amor por el desierto de Sacaco es a prueba de balas.

Y su amor fue más allá. Aprendió a reconocer fósiles y a colectarlos. Orgullosa cuenta que ha ayudado a recuperar varios que se exhiben en el Museo de Historia Natural (MHN), de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en Lima.

“Nadie tiene la vida comprada, estaré aquí hasta que tenga vida y salud en honor a mi suegro, Roque Martín, que cuidó y protegió esto; voy a seguir protegiendo los fósiles de Sacaco. Además, voy a atender [al público en el museo de sitio]”, aseguró.

El origen de la historia

Cuando estaba a punto de cumplir 18 años llegó a vivir al desierto junto con su esposo, Carlos Martín. Ya estaba oscuro —recordó—, así que recién al día siguiente se percató de que la vivienda de sus suegros era la única que había en la zona. La historia ha cambiado poco, pues la casa más próxima se encuentra a dos kilómetros.

Su suegro, el inmigrante español Roque Martín que se afincó en Sacaco en 1938, y el hijo de este, Carlos Martín, se dedicaron a la colecta y el cuidado de fósiles del desierto arequipeño; fue un oficio que cumplieron con devoción, tanta que contagiaron a Josefina.

El español marcó el origen de esta historia y el Museo de Sitio Sacaco se inauguró en 1990 para proteger un esqueleto de ballena bautizado como “Roque” en su honor. Su hijo le siguió los pasos hasta que, al morir, en 1999, Josefina tomó la posta y se encargó del recinto.

“Es la riqueza más grande que hay aquí, [el sitio paleontológico de] Sacaco es lo único que queda en todo el litoral de Arequipa, donde se puede agarrar un fósil”, aseveró.

El ecosistema perfecto

En un inicio no fue fácil aprender a vivir lejos de las comodidades que ofrece la ciudad, e incluso el pueblo, pero entre Josefina y el desierto surgió un indisoluble amor que brota por sus poros. 

“A mí me encanta vivir acá y me gusta cuidar los fósiles como lo hacía mi suegro y mi esposo”, aseguró a la Agencia Andina ante la atenta mirada de sus fieles compañeros de cuatro patas, Lanceta y Blue, que no la descuidan ni un minuto.

Su hijo Carlos viene a acompañarla cada que el trabajo lo permite, mientras que su hija Josefina radica fuera del país. La dama de Sacaco vive con sus amigos peludos a los que se suman Gatúbela y Chini Chini, dos mininos que son tan precavidos que prefieren el calor de la cocina o algún lugar más seguro de la casa antes que exponerse a los remolinos de arena en el desierto.

Su vivienda, situada muy cerca del remozado museo, forma parte del ecosistema de la protectora de Sacaco, el cual matiza con sus historias de luna y de cuerpos celestes que —según afirmó— a veces iluminan sus noches, así como con el cuidado de sus cultivos.

Así, el sol abrasador que ha tostado su piel y el fuerte viento cargado de arena —que hasta le ha cortado la visión, comentó— se han convertido en sus acompañantes. 

“Corre un viento infernal, hay que hacer las cosas temprano para poder trabajar en la chacra, donde tengo olivos y limones. Mi suegro se dedicó a los fósiles y se quedó ciego soplando, como María Reiche, con ese polvillo salitroso”, contó. Pero todo vale la pena, remarcó.

Celebración

Josefina ha generado tal apego al desierto, que celebra todo aquello que permita el reconocimiento de Sacaco. Por eso el 19 de noviembre fue un día de fiesta. Hasta sus canes Lanceta —con una cinta blanquirroja en el cuello— y Blue estaban en primera fila para no perderse el suceso.

Y es que luego de tres años de trabajo se reinauguró el remodelado Museo de Sitio Sacaco, ubicado en el desvío en el kilómetro 546 de la carretera Panamericana Sur, gracias al proyecto Las Ballenas del Desierto, que contó con financiamiento de ProCiencia/Concytec.

La iniciativa permitió la mejora de las exhibiciones y contribuyó con la difusión de la zona como atractivo turístico. Es coadministrada por el MHN, del cual es filial el museo de sitio; la municipalidad distrital de Bella Unión y Josefina Rojas, la protectora de Sacaco.

“Me siento feliz por el trabajo que ha hecho el doctor Rodolfo Salas-Gismondi —quien lideró el proyecto— y [la geóloga] Diana Ochoa. Antes solo se veía esta ballena [“Roque”] y algunas conchitas; ahora ya es otra cosa. Estoy muy orgullosa", subrayó.

No puede evitar emocionarse al mirar el fósil de "Roque" por todo lo que representa en su vida: “Me encanta esta ballena, es preciosa; me gustan sus barbas fosilizadas y toda su estructura”. 

Desde el 20 de noviembre se puede visitar de martes a domingo, de 09:00 a 16:00 horas; la protectora de Sacaco afirma que le gustaría atender de noche porque “el museo se ve hermoso iluminado por los reflectores”.

Una promesa

Josefina espera que el museo sea más conocido entre los peruanos, para que valoren esta joya enclavada en medio del desierto que proporciona información sobre especies únicas que habitaron el mar peruano entre 10 y 4.5 millones de años.

El paleontólogo Rodolfo Salas-Gismondi sostiene que el proyecto Las Ballenas del Desierto fue pensado en Josefina, “para reconocer, de alguna manera, todo lo que ella ha hecho por Sacaco”.

Josefina hace una promesa: "Me voy a dedicar con más ganas a esto, porque a mí me gusta. Yo vivo acá, en Sacaco, en este desierto", que hace diez millones de años era un mar poco profundo rodeado de islas y en sus aguas habitaban ballenas, cachalotes, focas, cocodrilos y hasta un perezoso marino, entre muchas otras especies. Es su mundo, su historia de vida.

Más en Andina:

(FIN) JOT
JRA

Publicado: 2/12/2021
Loading...