Andina

NASA: el 2020 empató con 2016 como el año más cálido en el registro

Los últimos siete años han sido también los más cálidos del registro histórico.

Foto: ANDINA/Nathalie Sayago

Foto: ANDINA/Nathalie Sayago

16:48 | Lima, ene. 19.

Las temperaturas medias globales de la superficie de la Tierra en 2020 igualaron a las de 2016, lo que hicieron que los dos años empataran como los más cálidos registrados, según un análisis de la NASA.

Continuando con la tendencia a largo plazo de calentamiento del planeta, la temperatura promedio global del año fue 1,84 grados Fahrenheit (1,02 grados Celsius)  más caliente que la media entre 1951-1980 usada como referencia, de acuerdo con los científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA (GISS por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York. El 2020 superó a 2016 por una cantidad muy pequeña, dentro del margen de error del análisis, lo que hace que los años estén efectivamente empatados como el año más cálido registrado. 

"Los últimos siete años han sido también los siete años más cálidos del registro histórico, caracterizando la dramática tendencia actual de calentamiento", informó Gavin Schmidt, director del GISS. "Que un año bata o no un récord no es realmente relevante, lo importante son las tendencias a largo plazo. Con estas tendencias, y a medida que se incrementa el impacto humano en el clima, debemos esperar que se sigan rompiendo récords en los registros".

Consecuencias de un año cálido
El seguimiento de la tendencia en la temperatura global proporciona un marcador crítico del impacto de las actividades humanas en nuestro planeta, específicamente, las emisiones de gases de efecto invernadero. La temperatura media de la Tierra ha aumentado más de 2 grados Fahrenheit (1,2 grados Celsius) desde finales del siglo XIX.

El aumento de la temperatura está desencadenando fenómenos como la pérdida de masa del hielo marino y de las capas de hielo terrestres, el aumento del nivel del mar, olas de calor más largas e intensas y cambios en los hábitats de plantas y animales. Entender estas tendencias climáticas a largo plazo es esencial para la seguridad y calidad de vida de las personas, para adaptarnos a nuestro entorno cambiante de varias maneras, como plantar diferentes cultivos y modificar nuestra administración de los recursos hídricos y preparación ante fenómenos meteorológicos extremos.


¿Por qué fue tan cálido?
Dos eventos separados cambiaron la cantidad de luz solar que llega a la superficie de la Tierra. Los incendios en Australia durante el primer semestre del año quemaron 46 millones de acres de tierra, liberando humo y otras partículas a más de 18 millas de altura en la atmósfera, bloqueando la luz solar y posiblemente enfriando la atmósfera ligeramente. En contraste, la cuarentena global por la pandemia del COVID-19 redujo la contaminación del aire en muchas áreas, permitiendo que más luz solar llegase a la superficie y produciendo un pequeño, pero potencialmente significativo efecto de calentamiento.

La mayor fuente de variabilidad interanual en las temperaturas globales suele provenir de El Niño-Oscilación Sur (ENSO por sus siglas en inglés), un ciclo natural de intercambio de calor entre el océano y la atmósfera. Aunque el año finalizó en una fase negativa (fría) de ENSO, empezó en una fase ligeramente positiva (cálida), lo que aumentó ligeramente la temperatura media global. Se espera que la influencia de enfriamiento de la fase negativa tenga mayor impacto en 2021 que en 2020.


"El 2016, el previo año más caluroso, recibió un impulso significativo en las temperaturas debido a un fuerte episodio de El Niño. La ausencia de un estímulo similar por parte de El Niño en el 2020 es evidencia de que el clima de fondo sigue calentándose debido a los gases de efecto invernadero", explicó Schmidt.

Un análisis separado e independiente de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) concluyó que el 2020 fue el segundo año más caluroso en su registro, tras 2016. Los científicos de la NOAA utilizan gran parte de los mismos datos brutos de temperatura que la NASA en sus análisis, pero tienen un período de referencia (1901-2000) y una metodología diferente. A diferencia de la NASA, la NOAA tampoco estima las temperaturas en regiones polares que carecen de observaciones, lo que explica gran parte de la diferencia entre los registros de la NASA y la NOAA.


Revisa más noticias sobre ciencia, la tecnología y la innovación en la Agencia Andina.

Más en Andina:(FIN)NDP/ SPV

Publicado: 19/1/2021
Loading...