Andina

Un año de pandemia: Jesse Katayama el turista que esperó 7 meses para conocer Machu Picchu

El joven deportista se ha convertido en embajador de la ciudadela Inca y promueve destino en Japón

El japonés Jesse Katayama, instructor de boxeo de 26 años de edad, se haría conocido en el mundo por ser el único y primer turista en recorrer y contemplar la ciudadela Inca de Machu Picchu luego de anunciarse su reapertura tras siete meses de permanecer cerrada por la primera ola del virus. Foto: Cortesía/ Jesse Katayama

14:25 | Cusco, mar. 16.

Al cumplirse un año de la llegada de la pandemia de coronavirus (covid-19) al Perú, muchas historia se han vivido en estos últimos 365 días, y entre todas ellas resalta la que vivió Jesse Katayama, quien esperó cerca de siete meses para conocer Machu Picchu, una de las siete maravillas del mundo. Vea aquí la galería fotográfica



El 11 de octubre del 2020 el japonés Jesse Katayama, instructor de boxeo de 26 años de edad, se haría conocido en el mundo por ser el único y primer turista en recorrer y contemplar la ciudadela Inca de Machu Picchu luego de anunciarse su reapertura tras siete meses de permanecer cerrada por la primera ola del virus.


La visita fue todo un acontecimiento especial que tuvo repercución mundial, los principales medios de comunicación internacionales divulgaron su historia y resaltaron la reapertura de Machu Picchu al turismo.

La singular historia del deportista japonés comenzó en vísperas a la decisión del gobierno peruano de cerrarle el paso al Covid; para entonces el extranjero llegó a Cusco, se enrumbó a Machu Picchu Pueblo con su boleto de ingreso el 16 de marzo, día en que la ciudadela inca se cerró al mundo.

Desde aquel día esperó, persistió, pese a que se prolongó por semanas y meses el estado de emergencia; se aisló, vivió y convivió como un vecino más en Machu Picchu Pueblo o Aguas Calientes, hasta ver la luz al amanecer del 10 de octubre.

Jesse Katayama jamás imaginó permanecer todo ese tiempo varado en Machu Picchu Pueblo cuando el 16 de marzo del año pasado entró en vigencia la inmovilización social obligatoria.


Casual y emocionado, vistiendo ropa deportiva, Katayama inspiró al gobierno peruano y apoyó con la campaña cuando la ciudadela recibió el sello Safe Travels de la World Travel & Turism Council, que reconoció a Machu Picchu como destino seguro ante la covid-19.

Durante las ceremonias protocolares que le toco protagonizar a Jesse se hizo notoria la participación de Marisol Delgado Choque (51), una guía oficial de turismo cusqueña que fue traductora del deportista japonés quien no habla español. Ambos vistieron ropa típica durante los actos oficiales.

Embajador de Machu Picchu


Ambos compartían algo en común, el amor por Machu Picchu, la cusqueña de padres apurimeños, afirma haber intercedido ante el ministro de Cultura Alejandro Neyra, para apoyar a Jesse Katayama, pues la economía del extranjero era cada vez más precaria y las ansias de pisar la tierra de los Incas se mantenía intacta.


Días después, Jesse retornó a la ciudad del Cusco, agradecido y a la vez triste, por aquel segundo hogar que lo adoptó, pero en reconocimiento surgió la idea más interesante de reciprocidad, el convertirse en “embajador voluntario de Machu Picchu en el mundo”, algo que Marisol Delgado Choque ya lo hacía.

Jesse es de la Prefectura de Osaka, pero la labor de promotor, según su amiga lo llevó a Tokio. “Como ahora es toda una eminencia, se mudó a Tokio, porque tiene bastante actividad cultural, participa en entrevistas, programas de televisión y siempre promocionando el Perú, en esto participamos ambos, él tiene incluso un manager, jajaja”, relata Marisol.

Esta promoción lo hace con registros fotográficos, fílmicos y sobre todo el conocimiento que asimiló durante su estadía para poder cautivar al turismo asiático “mediante mis contactos en la embajada de Perú en Japón hizo un video promocional”, agregó Marisol Bastante, con un semblante de orgullo.


Mientras al otro lado del mundo Jesse apoya la reactivación turística, en Cusco, desde el distrito de Wanchaq lo hace Marisol con charlas y guiados “tour virtual”, que consiste en mostrar la ciudad del Cusco, los atractivos del centro histórico, como llegar a Machu Picchu y la maravilla en sí.

“Hago diapositivas con un city tour desde el aeropuerto para que a los japoneses no se les quiten las ganas de venir. Pongo fotos de la Catedral, la piedra de los 12 ángulos, el Qoricancha, todos los templos, es un guiado casi real”, relata.


Estas transmisiones le han generado asombro, pues obtuvo buenas reacciones, bastante interés del turismo asiático, y espera seguir inspirando a más personas para que, superada la pandemia, retornen a Perú y Cusco.

Más en Andina:

(FIN) PHS/MAO
JRA

Video: Un año en pandemia: varado 7 meses hasta conocer Machu Picchu
portada
Publicado: 16/3/2021
Loading...