Andina

Papa Francisco: reliquias de santos mártires de Pariacoto estarán en Trujillo


Jefe de iglesia Católica beatificó a Miguel Tomaszek y Zbigniew Strzalkowski en 2015

Reliquias de santos mártires de Pariacoto, en Áncash, estarán en el altar en la misa que celebrará el Papa Francisco en Trujillo. ANDINA

05:30 | Lima, dic. 20.

Las reliquias de los santos mártires de Pariacoto, Miguel Tomaszek y Zbigniew Strzalkowski, jurisdicción de la región Áncash, serán puestas en el altar papal, durante la visita del Papa Francisco a la ciudad de Trujillo, en la región La Libertad, el próximo 20 de enero de 2018.


Así lo confirmó hoy el obispo de la Diócesis de Chimbote, monseñor Ángel Francisco Simón Piorno, quien indicó que realizan todas las coordinaciones con los padres franciscanos conventuales.

“Siempre se suelen poner en los altares (reliquias) y esta vez van a ser de los mártires de aquí de Pariacoto”, afirmó en diálogo con la Agencia Andina.

“Es el acontecimiento eclesial más importante que ha tenido la Diócesis de Chimbote, la beatificación de los mártires y el Papa Francisco fue el que los beatificó y en ese sentido, pues se ha creído oportuno llevarlas”, resaltó luego el prelado.


Ángel Francisco Simón Piorno destacó la trascendencia para la iglesia Católica de Áncash, la presencia de las reliquias de los primeros beatos del país en este certamen eclesiástico de talla internacional, como es la llegada del máximo representante de la iglesia Católica al Perú.

“Para la iglesia en Áncash significa que hay gente que dio la vida por no negar su fe y por lo tanto fueron reconocidos como beatos mártires de la iglesia de todo el Perú”, aseveró.

Miguel Tomaszek y Zbigniew Strzalkowski, junto al sacerdote italiano Alessandro Dordi fueron beatificados el 5 de diciembre de 2015 en una ceremonia religiosa que congregó a miles de fieles de distintas partes del país, en Chimbote.


Los sacerdotes polacos e italiano, fueron asesinados en 1991 por Sendero Luminoso, durante la época de violencia que sufrió el país. La agrupación terrorista consideraba un peligro para sus intereses la presencia de los religiosos. Pese a las advertencias del atentando, los religiosos decidieron seguir pregonando su fe en Pariacoto y no cambiaron de congregación, a pesar de los ofrecimientos de sus superiores.

(FIN) GHD/MAO

También en Andina:


Publicado: 20/12/2017