Andina

FIDA: Perú es un socio confiable para el desarrollo agrícola


Agencia de la ONU destaca reducción de la pobreza rural en el país

ANDINA/Difusión

08:54 | Lima, nov. 3.

Por Miguel De la Vega Polanco

El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), agencia especializada de las Naciones Unidas, considera que el Perú es un “socio confiable” para realizar proyectos de desarrollo agrícola, señaló su director para América Latina y el Caribe, Joaquín Lozano.

En entrevista concedida al diario oficial El Peruano, destacó el progreso del país en la reducción de la pobreza rural y la decisión para integrar al pequeño productor a la cadena de valor, así como su agenda pendiente y el potencial del pequeño agricultor.

¿Cómo evalúa la agricultura rural en el Perú desde el punto de vista del apoyo del Estado y los resultados en la última década?

Consideramos que, si bien el Perú logró avances importantes en materia de reducción de la pobreza a escala general y registró importantes tasas de crecimiento de la producción, todavía tiene bolsas de pobreza en las zonas rurales más remotas. Por lo tanto, hay que hacer un mayor esfuerzo.

¿Hay mejores condiciones para financiar la agricultura en la coyuntura internacional?

La respuesta puede abordarse desde dos ángulos. Tenemos una economía agrícola dual, una es la agroindustria de las grandes empresas, enfocadas en los mercados internacionales, para ellos hay una mayor atracción del capital privado nacional y extranjero.

Sin embargo, es más difícil atraer inversión y financiamiento privado para los pequeños productores, que tienen menor acceso a los activos, poseen tierras de menor calidad y dificultades respecto a la tecnología y capacitación; ellos están en desventaja. Por lo tanto, es un sector que debe atender el Estado y ser acompañado por los organismos internacionales para financiar sus proyectos; como el FIDA.

¿La visión del FIDA para los pequeños agricultores es integrarlo a la cadena internacional de comercio?

Esa es la clave. Hay una tendencia a que la transformación del pequeño productor rural promueva este tipo de oportunidades para su acceso a mercados, de insertarlo en las cadenas de valor. Sin embargo, si el pequeño productor no está en capacidad y en posición de poder aprovechar estas oportunidades se va a quedar cada vez más rezagado y la brecha de pobreza será cada vez mayor.

Es muy importante que se agrupen en organizaciones para tener volumen, poder de negociación y abastecer de forma más garantizada al mercado, empezando por el local, luego el nacional y eventualmente integrándose a una cadena exportadora. Tenemos experiencias que se han logrado.

¿La economía peruana brinda confianza a organismos como el FIDA para colocar préstamos? 

La economía peruana brinda confianza para colocar préstamos, en virtud a su estabilidad económica y la política macroeconómica. No tenemos mayor inquietud sobre capacidades de repago, el Perú es un socio confiable para el desarrollo agrícola en las zonas rurales.

¿Cuál es el reto que va a enfrentar el Perú y los países de la región andina para reducir la pobreza rural?

El reto más importante es que la transformación rural y económica sea inclusiva, que permita que las familias más pobres sean parte de este crecimiento. La región ha tenido avances importantes en la reducción de la pobreza urbana, pero la meta es llevar ese desarrollo al ámbito rural. 

Otro reto, que va de la mano con las políticas públicas, es invertir en las instituciones que se dedican al sector rural con enfoque territorial en los diferentes niveles de gobierno, porque la disparidad no solo se observa en los sectores de una nación sino entre los diferentes países.

Estabilidad económica
La economía peruana brinda confianza para colocar préstamos, en virtud a su estabilidad económica y la política macroeconómica, en momentos en que la región está estancada, sostuvo director de división de América Latina y el Caribe del FIDA, Joaquín Lozano.

“En cuanto a garantías y capacidades de repago no tenemos mayor inquietud, el Perú es un socio alentador, confiable, y también lo es a nivel de ejecución, porque logró institucionalizar políticas de mediano y largo plazo”.

Detalles
  • El Perú recibe apoyo del FIDA desde la década de 1980 por cerca de 150 millones de dólares para nueve proyectos. 
  • Se beneficiaron en forma directa a unas 140,000 familias.
  • Se encuentra en ejecución el programa Sierra y Selva Alta, proyecto que comprende una cooperación reembolsable de 28.5 millones de dólares para el apoyo al pequeño agricultor en la zona del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem). 
  • Este último programa representa el desembolso más grande realizado por el FIDA, para un proyecto que en total comprende 75 millones de dólares.

(FIN) MDV / MDV


Publicado: 3/11/2016