Andina

Dante Mendoza: los servidores públicos de hoy tienen un empuje espectacular [Video]

Director de Escuela Nacional de Administración Pública considera que trabajo remoto es mejor que el presencial

Para Dante Mendoza Antoniolli enseñar es dar, compartir, ayudar, generar cambios en las personas para que desarrollen y den lo mejor de sí; y hacerlo desde la administración pública significa garantizarle a la población que contará con personas más capaces y hábiles resolviéndoles sus problemas, y generando valor en la sociedad. ANDINA/ENAP

Para Dante Mendoza Antoniolli enseñar es dar, compartir, ayudar, generar cambios en las personas para que desarrollen y den lo mejor de sí; y hacerlo desde la administración pública significa garantizarle a la población que contará con personas más capaces y hábiles resolviéndoles sus problemas, y generando valor en la sociedad. ANDINA/ENAP

06:00 | Lima, ene. 15.

Su vocación es enseñar. Desde muy niño, deseaba hacerlo para sorpresa de toda su familia, recuerda Dante Mendoza Antoniolli, director de la Escuela Nacional de Administración Pública (ENAP) y responsable de un equipo, cuya misión es asegurar que los servidores públicos mejoren sus competencias a favor de la ciudadanía.

Después de conocer la noticia de la declaratoria del estado de emergencia en el país, y que la población peruana debía quedarse en su casa; la ansiedad se instaló en el pecho de Dante algunos segundos, pues no podía imaginar qué iba a ocurrir con las capacitaciones que miles de servidores públicos recibían en ese momento. “Si se detienen los procesos de aprendizajes, será un desastre”, pensó.

Como director de la Escuela Nacional de Administración Pública (ENAP) convocó a una reunión de urgencia para, junto a su equipo directivo, empezar a tomar decisiones que permitieran a todo el personal estar hábiles para las tareas que debían asumir ante excepcional circunstancia.

“Era imposible imaginar que toda la maquinaria que supone generar procesos de aprendizajes en los servidores públicos del país, se detuviera. Uno no puede interrumpirlos, no puede decir, regresa en tres meses para que recibas una capacitación, porque ella está relacionada directamente con mejoras que necesitan los servicios que ofrece el Estado a la ciudadanía. Y en esta coyuntura, había que transformar muchas cosas”, recuerda.

A Dante le valieron los 27 años de experiencia en la administración pública, para entender que su personal debía conocer y manejar como la palma de su mano el trabajo remoto. Y lo lograron, cuenta, pues hoy todos son capaces de generar cursos en formato virtual y trabajar en multiplataformas, que les ha permitido llegar a más de 60,000 trabajadores del Estado, de gobiernos regionales, municipales, universidades públicas, ministerios que mejoraron sus habilidades digitales, y fueron acompañados para enfrentar los cambios que la nueva realidad les exigía.

De vocación, profesor


Además de la experiencia, a Dante, el resistente, le valió su vocación por la enseñanza. Desde muy pequeñito, rememora, él quería ser profesor para sorpresa de su familia, que miraba al cielo rogándole a Dios que quitara de su cabecita esa idea, porque la pobreza podría rondar su vida.

Pero le gustaba leer, era un “nercito”, reconoce con secreto orgullo, motivo por el cual el profesor le solicitaba leer a sus compañeritos, a viva voz, las tareas que les dejaba.

Es el único abogado y docente en su familia. Para él enseñar es dar, compartir, ayudar, generar cambios en las personas para que desarrollen y den lo mejor de sí; y hacerlo desde la administración pública significa garantizarle a la población que contará con personas más capaces y hábiles resolviéndoles sus problemas, y generando valor en la sociedad.

Este descendiente de italianos, por línea materna, amante de la familia alrededor de la mesa dominguera, de las charlas interminables después de los almuerzos y abrazos apretados, llegó al 2021 con certezas y lecciones aprendidas. “Los servidores públicos tienen garra, un empuje espectacular, y en esta coyuntura lo hemos visto. Ya no son los personajes lentos y desganados, que muchos creen. Ahora demandan conocimientos para ser mejores y ofrecer un buen servicio a la ciudadanía”, sostiene.

Y lo más sorprendente. Para Mendoza Antoniolli, el trabajo remoto puede ser tanto o mejor que el presencial. Ha sido un error histórico no valorarlo, dice. “El desafío es comprender al recurso humano, y entender que lo importante son los procesos y el producto final, para obtener resultados. Es la gran lección aprendida”.

Más en Andina:




(FIN) DOP/ SMS


Video: Enap implementa cursos virtuales para servidores públicos
portada
Publicado: 15/1/2021
Loading...