Andina

Piñera decreta estado de emergencia en Santiago tras jornada de disturbios

Foto: Internet/Medios.

Foto: Internet/Medios.

23:29 | Santiago, oct. 18.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, decretó estado de emergencia en Santiago y puso a un militar al frente de la seguridad, tras una jornada de incendios, saqueos y choques con la policía por el aumento del precio del billete del metro.

"He decretado estado de emergencia (...) y para estos efectos he designado al general de división Javier Iturriaga del Campo jefe de la defensa nacional, de acuerdo a lo establecido en nuestra legislación respecto del estado de emergencia", afirmó el mandatario, en un mensaje en el palacio de gobierno.

El caos ganó este viernes a Santiago con enfrentamientos, incendios y ataques al ferrocarril metropolitano, en protesta por el alza de tarifas que obligó a cerrar todas las estaciones del metro .

Los incidentes empezaron en la mañana y se multiplicaron al caer la noche. El edificio de la compañía eléctrica Enel y una sucursal del Banco Chile, ambos en el centro, y varias estaciones del metro de Santiago fueron incendiadas; mientras en distintos puntos de la ciudad se mantenían los enfrentamientos entre manifestantes y la policía. 

El edificio corporativo de Enel comenzó a arder por las escaleras de seguridad y las llamas alcanzaron luego a varios pisos superiores. Al cabo de una hora, los bomberos informaron que el incendio estaba en fase de control.

La compañía -cuestionada por el alza en las tarifas de electricidad y una fallida política de actualización de medidores- comunicó que cerca de las 22H00 (01H00 GMT) "un grupo de desconocidos atacó las dependencias del edificio", pero que logró evacuar a sus trabajadores, quienes resultaron ilesos.

Mientras, en los alrededores del edificio de Enel un supermercado fue saqueado, según mostraron imágenes de la televisión local. También fueron atacadas con bombas incendiarias varias estaciones del ferrocarril metropolitano. 

Paralización del metro


Tras un llamado  a "evasiones masivas" en el pago del pasaje del metro, en rechazo al aumento de 800 a 830 pesos en su valor en hora punta, durante toda la jornada se sucedieron los ataques a distintas estaciones del ferrocarril metropolitano, eje del transporte público de la capital chilena, al movilizar a tres millones de pasajeros por día. 

Al final de la tarde, y cuando los ataques se replicaban en casi todas las estaciones, la empresa estatal anunció el cierre de sus estaciones debido a que los disturbios y destrozos impedían la seguridad de pasajeros y trabajadores.

La ministra de Transporte, Gloria Hutt, dijo que el servicio se irá recuperando gradualmente a lo largo de la semana próxima.

Imposibilitados de acceder a las estaciones, miles de pasajeros debieron salir hasta la superficie para intentar abordar autobuses, los que circulaban completamente repletos, o taxis.

En varios puntos de la ciudad, manifestantes levantaron barricadas y se enfrentaron a la policía. En la céntrica plaza Italia y el frontis del palacio de gobierno encapuchados atacaron con piedras y palos a los efectivos de las fuerzas especiales, que repelieron los ataques con chorros de agua y gas, en una verdadera batalla campal no vista desde hace tiempo en la capital chilena.

Al caer la noche, vecinos golpeaban repetidas veces sus cacerolas en señal de protesta en varios puntos de Santiago.

Después de dos reuniones de emergencia en el palacio de La Moneda, el ministro del Interior y Seguridad, Andrés Chadwick, condenó la violencia y anunció que el gobierno pedirá la aplicación de una severa ley de seguridad pública a los responsables de los incidentes.

El presidente Sebastián Piñera calificó de delincuentes a los manifestantes.

"Este afán de destruirlo todo no es protesta, es delincuencia", afirmó en una entrevista radial.

Redes sociales, las protagonistas


Reclutadas a través de las redes sociales bajo la consigna #EvasionMasivaTodoElDia, miles de personas -en su mayoría estudiantes- se concertaron durante toda esta semana para derribar las rejas de entrada de las estaciones, destruir los torniquetes y sobrepasar los controles de acceso al metro.

El jueves, las protestas dejaron 133 detenidos tras acciones simultáneas en por lo menos cinco de las 164 estaciones del ferrocarril metropolitano, con daños calculados por la empresa estatal en entre 400 y 500 millones de pesos, equivalentes a unos 634,000 dólares.

Sustentado en el alza en el precio del petróleo, el dólar y la modernización del sistema, el valor del pasaje del metro de Santiago en las horas punta -de la mañana y la tarde- se situó en 830 pesos (1.17 dólares). Desde 2010 no se daba un alza en ese rango.

El incremento no afectó el valor de los pasajes para estudiantes y la tercera edad, pero se suma, sin embargo, al alza general de 20 pesos en las tarifas decretada en enero pasado.

La ministra Hutt afirmó este viernes que no es posible dar marcha atrás en el aumento de tarifa del ferrocarril metropolitano que, con 140 km, es el más extenso de Sudamérica.  

Desde que el 2006 sus operaciones se integraron con las de los autobuses públicos, el ferrocarril metropolitano se ha ido consolidando como el eje del transporte público de Santiago, una ciudad con altos niveles de contaminación y congestión.


(FIN) AFP/JCC
GRM

Publicado: 18/10/2019
Loading...

Te puede interesar