Andina

Osvaldo Cattone: esa hoja de otoño aferrada al árbol de la vida

El actor argentino abrió las puertas de su pasado en la última entrevista para la Agencia Andina

Osvaldo está solo en el mundo acompañado, únicamente, por más de 30 millones de peruanos que le agradecemos por revolucionar, con su trabajo, al teatro nacional. ANDINA/Renato Pajuelo

Osvaldo está solo en el mundo acompañado, únicamente, por más de 30 millones de peruanos que le agradecemos por revolucionar, con su trabajo, al teatro nacional. ANDINA/Renato Pajuelo

16:40 | Lima, feb. 8.

Por Luis Iparraguirre

¿Cómo podía imaginar lo que ocurriría? Él solo quería regalar a sus padres el mejor viaje de sus vidas. Migraron a la Argentina huyendo de la Italia fascista en un barco en el que eran sometidos a una búsqueda implacable de piojos en sus cabezas. Y ahora, Osvaldo Cattone, con 20 años de edad, traía a sus padres de retorno a Italia, pero esta vez en primera clase. Vea aquí la galería fotográfica

Era el año de 1958 y al barco le tomaría 18 días para llegar a Nápoles. “En esa época mi padre tenía 52 años y estaba feliz. Creo que fue demasiada la felicidad”. 

Llegó el día 18 y faltaban solo horas para llegar a Italia. La emoción por volver a ver a la tierra que lo vio nacer era tanta, que el padre de Osvaldo cayó fulminado por un infarto.

“Tuve que presenciar, junto al capitán del barco, cómo desollaban a mi padre para rellenarlo de algodón, mientras que mi madre se desmayaba cada 10 minutos. Esto nunca lo había contado, discúlpame”, Osvaldo se quiebra y, sin ser necesario, se disculpa.

Cattone

Al igual que su padre, Osvaldo es un migrante de 87 años que toma a Italia como la meca, a la Argentina como su país y al Perú como su hogar. “Amo y respeto a este país que me ha dado todo”, menciona, no sin antes recordar que el teatro de ahora no es el mismo que encontró en la época de Velasco Alvarado.

¿Cree que tiene el alma de un migrante por su padre?


El mundo está lleno de migrantes. Soy un argentino que ama al Perú. Respeto este país a veces más que el mismo peruano y creo que he aportado a enriquecer la cultura del Perú, trayendo mi cultura europea. Mis padres eran migrantes italianos, luchadores. Mi padre era prácticamente iletrado, pero era muy sensible. Cuando llegaron a tener algo de plata producto de su trabajo, compraron un boleto para la ópera, o sea les interesaba mucho el arte.

Entonces, ¿no hubo problemas cuando decidió ser actor?


Cuando les dije que quería ser actor, no me dijeron que mejor sea ingeniero o abogado, sino que apoyaron mi decisión. De chico en vez de jugar a la pelota en la calle como los demás, me pintaba un bigote y jugaba a ser Dartañán frente al espejo. Por ello, mi padre entendió que eligiera una carrera artística. 

¿Y qué tal se llevaba con las otras materias del colegio?


Siempre fui un alumno pésimo, pero no en literatura, porque leía mucho. A los 19 años me fui a estudiar teatro a la Academia Nacional del Teatro en Roma. Gané una beca, y limpiaba carros para poder sobrevivir. Por ello, sé lo que es estar en una parrillada y conformarme solo con oler la fragancia de la carne ya que no podía comérmela, porque no tenía plata. Fue Italia donde entendí que mi segundo nombre, Inocencio, es nombre aristocrático, porque 11 Papas se llamaban así, entonces allí entendí que era un honor llamarse Inocencio, pero en el colegio me hacían bulling por mi nombre. 


Cattone


La evolución del teatro


Desde que llegó hasta hoy, ¿el teatro peruano ha evolucionado?


Cuando llegué el teatro era empírico. Se llevaba de una forma familiar. Ahora hay empresas, actores y actrices muy importantes. Pienso que el país ha evolucionado por la contribución de muchas generaciones de actores y directores.

¿Y esta evolución ha llegado al teatro a convertirse en una prioridad dentro de nuestro país?


Creo que el teatro no es una prioridad. La prioridad es la salud, la prioridad es el bienestar de la canasta familiar. No se puede hablar de teatro si el pueblo todavía tiene los problemas que tiene: si no se ha reconstruido Ica, si no se resulten las inundaciones. El teatro necesita un apoyo del gobierno, subsidiándola, como sucede en Italia, Francia o Alemania. El teatro no se puede aislar de la vida común. El teatro es el resultado de cómo se encuentra un país. 

¿Y cómo se encontraba nuestro país cuando llegó?


Bueno, yo me he sentido golpeado por el terrorismo. Una vez recibí una nota debajo de la puerta del Marsano, dándome 3 días para irme del país o sino me ponían una bomba. Eso sucedió en el primer gobierno de Alan García. Por suerte no me fui y la bomba nunca la pusieron.

Cattone


La infidelidad


¿Guarda algún rencor?


No conozco el rencor. Y esa es una de las causas por las que me siento todavía en el camino de ida y no en el de vuelta. No tengo rencor por nadie. Quizá por eso soy un anciano, pero no dejo entrar al viejo que me asecha, como alguna vez dijo Clint Eastwood. Ahora estoy ensayando el Rey se Muere que se estrena en abril y soy el primero que se aprendió la letra, esa voluntad es la que me mantiene en pie. Cumplir años es obligatorio, ser viejo es opcional. Me faltan 3 años para cumplir 90 y esa es una edad seria. De ninguna manera soy rencoroso.

¿Y sabe perdonar?


Hace más de 60 años, recuerdo, estaba haciendo teatro. Esa noche se suspendió la función porque el primer actor sufrió un accidente. Entonces me dije ¡qué bueno, regreso a casa temprano! Cuando llegué a mi departamento, vi a mi mujer en la cama con mi mejor amigo. 

¿Qué hizo?


No hice nada. Cerré la puerta y me fui a una pensión, porque no podía pagarme un hotel, y empecé mi vida de nuevo. En el fondo, me pareció peor la traición de mi mejor amigo que la de mi mujer. Ambos ya han fallecido. 

¿Lloró?


Si lloré, soy muy llorón. Y ahora lloro más que antes. Soy muy emotivo. Hace unos meses hicimos una obra dirigida por Juan Carlos Fisher llamada El Padre, en el que hay una escena final muy conmovedora y yo no podía hablar por las lágrimas que me caían.

Cattone


Entonces, ¿perdonó a su exmujer?


¡Cómo no la voy a perdonar!, ¿cómo no la voy a entender? si tengo la sensación que todavía puedo conquistar a alguien, y si sé que yo la había engañado muchas veces, entonces ¡cómo no voy a entender a mi mujer que se haya sentido atraída por otra persona! Ahora la comprendo. En ese momento, seguramente, me dolió, pero entiendo que cada uno de nosotros pueda querer otras cosas. 

El aplauso y el amor


¿Cuál es la coronación para un actor de teatro?


El aplauso es la coronación de un trabajo. El aplauso es una caricia, un orgasmo. Cuando una faena se realiza, y de pronto vez que la sala te homenajea: se ponen de pie, te aplauden, te ovacionan… esa es la cereza de la torta. 

¿Es difícil ser empresario extranjero en el Perú?


No voy a decir que el Perú es mi país, ya que sería acomodado. El Perú es un país que respeto y en el que pago mis impuestos. Me siento muy bien porque he creado una nueva familia, y soy un empresario que da trabajo a muchos colegas… además soy el que más paga.

A usted le ha ido bien en su carrera, sin embargo, ¿tiene alguna deuda con el amor? Lo pregunto porque tiene 3 divorcios…


Me fue fantástico en el amor, a pesar de mis tres divorcios. El amor no tiene que durar toda la vida. El afecto dura toda la vida, pero el amor no, porque el sexo está comprometido. Lo que jode una relación es el sexo, porque se acaba. Entonces allí vienen las broncas. Creo que el interés sexual no dura toda la vida, por ello cambiamos de pareja y vamos hacia nuevos nortes.

Al no tener una relación estable, ¿cómo combates la soledad?


Amo los animales. Tengo 5 perros y 3 gatos, que son mis hijos. A lo largo de mi vida, aquí en el Perú, he tenido muchas mascotas a quienes he querido mucho. En mi jardín tengo 14 perros y 11 gatos enterrados. Son las mascotas que he tenido y que ya han muerto. Va a llegar un momento en que los perros me van a enterrar a mi. 

Usted ha comentado muchas veces que es agnóstico. ¿La llegada de los años ha hecho que cambie de opinión sobre la existencia de Dios?


Creo que la religión es política. Para mi, muerto el perro, muerta la rabia. Creo que detrás de la vida terrenal, no hay otra vida. La muerte es una realidad que vamos a enfrentar, inevitablemente. Es inútil pensar que si no te drogas, o no bebes vas a vivir más tiempo. Hace poco murió Ofelia Lazo, una gran actriz y una gran amiga. Ella era vegana, no fumaba, no se drogaba, caminaba 6 kilómetros diarios y de pronto se durmió. Creo que cuando la muerte llega, llega. Sería hermoso que Ofelia esté con nosotros, espiritualmente hablando. No lo sabemos, recién lo vamos a saber cuando muramos.

Y a los 87 años, ¿Cómo toma la vida?


El mayor dolor de llegar a la edad que tengo es ver cómo los amigos o seres queridos se van. Hay una frase que dice “se vive, como en otoño las hojas de los árboles”. Yo soy la hoja que está luchando para que el viento no la desprenda. Y mi árbol está en otoño, y está rodeado de hojas en el suelo, y algunas arriba, en la rama, a punto de desprenderse, como yo.

Osvaldo Cattone no cree en Dios. Pero dice que si hubiese un juicio final, Dios lo perdonaría por ser una buena persona. No es peruano, pero dice que la papa es la cosa más rica que ha comido en el mundo. Le gusta leer un libro debajo de un árbol, y vive frente al mar. 

Cattone

El gran actor argentino llegó a nuestro país en el año de 1973 en medio del gobierno de Velasco Alvarado. Dice que es fruto del amor de dos migrantes italianos que se amaron profundamente. Su hermano mayor murió a los 81 años, y ya no le quedan más parientes vivos. Osvaldo está solo en el mundo acompañado, únicamente, por más de 30 millones de peruanos que le agradecemos por revolucionar, con su trabajo, al teatro nacional. 

Más en Andina:

(FIN) LIQ

Video: Osvaldo Cattone y la semblanza de una vida que él mismo nos contó
portada
Publicado: 8/2/2021
Loading...