Andina

Miley Cyrus publica su álbum con la fantasía del rock de los años 80

AFP

AFP

15:00 | Washington, nov. 27.

Con la fantasía del rock de los años 80 por bandera, el ánimo retrospectivo del último trabajo de Dua Lipa ("Future Nostalgia") baña también el retorno a la música de Miley Cyrus, quien, tras un período de reconstrucción discográfica y personal, abraza el relato de otras mujeres fuertes de la música pese a las grietas.

De la mano de sus grandes iconos (Stevie Nicks, Joan Jett y Debbie Harry... también Billy Idol), la estadounidense publica este viernes "Plastic Hearts" (Sony Music), su séptimo álbum de estudio, que quizás no añade mucho al mundo del pop, por su condición de tributo a una época pasada, ni alcanza el tono prometedor del primer sencillo, "Midnight Sky", pero que se bebe sin esfuerzo y devuelve a la artista como una locomotora.

Empecemos por lo bueno: Miley Cyrus, con 28 años recién cumplidos, está de vuelta por fin y de manera consistente. Desde el lanzamiento del bombazo de "Bangerz" (2013), su actividad musical parecía más cosa de escarceos y medianías sin apenas foco mediático como "Miley Cyrus & Her Dead Petz" (2015) o "Younger Now" (2017), en los que mostraba interés por salirse del discurso marcado para las jóvenes divas pop, pero sin pegada.

Desvinculada del personaje revoltoso y procaz de "We Can't Stop", la estadounidense había dado muestras de talento con versiones como la de "Jolene" y seguía atrayendo la atención en estos años por alianzas como "Nothing Breaks Like A Heart" con Mark Ronson, que es ya una de las grandes canciones de su repertorio.

También había aciertos personales, como la sencilla desnudez de "Malibu" o "Slide Away", que conquistaban con el tiempo, o la extrañeza de "Mother's Daughter", incluido en el EP que precede a este disco, "She Is Coming" (2019). Pero entre los atisbos de luz, el otro gran disco de Miley nunca llegaba.

"Cuando pensaba que el trabajo estaba terminado, todo se borró. Incluso la relevancia de las músicas. La naturaleza me hizo un favor, tal y como lo veo ahora, al destruir lo que yo no podía dejar marchar. Mi casa se incendió, pero me encontré a mí misma en sus cenizas", explica ella en la primera página del libreto de este disco.

El proceso de reconstrucción sería más largo de lo que pudiera parecer. Tras el fuego que en 2018 asoló su hogar y el material grabado, llegó su divorcio del actor Liam Hemsworth y hubo de replantear también las letras. Para más inri, tuvo que posponer toda grabación por una operación en las cuerdas vocales y reconoció una relación poco equilibrada con el alcohol.

Recobrada, con la voz arañando la carretera en prácticamente cada corte, Cyrus se aferra con fuerza al espíritu de las musas de este álbum, mujeres fuertes y autosuficientes que no ocultan sus heridas ni sus deseos, como Debbie Harris, Stevie Nicks y Joan Jett, la primera de manera testimonial (en una versión de "Heart of Glass"), las otras dos con una presencia activa.

Agencia Efe: todos los derechos son reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin la autorización previa y por escrito de la Agencia Efe.

Más en Andina



(FIN) EFE/JAM

Publicado: 27/11/2020
Loading...