Andina

La gaseosa irrumpe con fuerza como acompañamiento en la buena mesa

08:01 |

Por Cecilia Fernández
Lima, jun. 12 (ANDINA).-
Cuando hablamos de maridaje inmediatamente lo asociamos al vino; sin embargo, esa costumbre está cambiando en nuestro país, ya que hoy incorporamos nuevas sensaciones no sólo en materia culinaria, sino en el rubro de bebidas gaseosas.

Por Cecilia Fernández

Lima, jun. 12 (ANDINA).-Cuando hablamos de maridaje inmediatamente lo asociamos al vino; sin embargo, esa costumbre está cambiando en nuestro país, ya que hoy incorporamos nuevas sensaciones no sólo en materia culinaria, sino en el rubro de bebidas gaseosas.

En la actualidad, se escucha del maridaje de cerveza, sin contar con el de agua, muy común en Europa. En el Perú, existe desde hace mucho tiempo la costumbre de acompañar nuestros platos más entrañables con las emblemáticas bebidas gaseosas del medio.

Así, quien desea disfrutar de un buen chifa no duda en acompañarlo con Inca Kola; y si de pizza se trata, la elección para muchos sería una Coca Cola.

Preferencias aparte sorprende lo arraigado que se encuentra en la comida arequipeña, por comentar sólo una, la tradicional Kola Escocesa, fiel acompañante de los platillos más representativos del Misti.

Causa curiosidad saber que su principal insumo es nada menos que el agua de manantial, que carece de cafeína.

Para un experto como el chef instructor Guido Gallia esta asociación de sabores es válida, pues “responde a una costumbre del paladar de la región y obedece básicamente a los usos y costumbres de la zona.

En mi experiencia de trabajo considero que acopla perfectamente con comidas calificadas de fuertes, sobre todo las muy bien condimentadas”.

De diferente opinión, aunque finalmente coincidente, es el chef Lelis Iglesias: “Siempre hay que respetar las costumbres de las regiones, aunque confieso que no soy partidario de acompañar los platillos regionales con gaseosas por la efervescencia de éstas. Pero en el caso de bebidas elaboradas con agua de manantial es totalmente diferente, ya que carece de excesivo gas; esto las hace muy agradables al paladar.”

Las bebidas calificadas de oscuras hacen buena dupla con las carnes, conjunción que se impone poco a poco en nuestro país, tan ávido del tema gastronómico.

Sin embargo, es mejor confiar en el paladar de cada uno que, sin duda, nos dará la respuesta a la hora de saborear un buen platillo. Por lo demás, la mesa está servida y buen apetito se ha dicho.

DOP


Publicado: 12/6/2007
Loading...