Andina

Fallece obispo emérito de Huaraz monseñor José Ramón Gurruchaga

Fue trasladado por el Papa Juan Pablo II a la Diócesis de Lurín, convirtiéndose en su primer obispo el 25 de enero de 1997.

20:30 | Lima, abr. 12.

El monseñor José Ramón Gurruchaga Ezama SDB, obispo emérito de Huaraz y Primer obispo de la diócesis de Lurín, falleció anoche 11 a los 86 años de edad, tras una larga enfermedad.

El monseñor Gurruchaga tuvo una vida de entregada a ayudar a los más necesitados. Este obispo salesiano se caracterizó por ser una persona muy alegre y optimista, quien educó incansablemente a jóvenes y a las poblaciones más pobres del país.
 
Los restos de Monseñor Gurruchaga son velados en la capilla del Instituto Salesiano (Av. Brasil 210 Breña en Lima). Hoy se realizó una misa de sufragio a las 18:00 horas en la Basílica de María Auxiliadora, en Breña. La misa de honras y sepelio se realizará en la Catedral de Lurín mañana jueves 13 de abril a las 10:00 horas.

Su biografía

Monseñor Gurruchaga nació el 29 de marzo de 1931 en España. Sus padres, de origen Vasco, le enseñaron a vivir bajo la mirada amorosa de Dios y la honradez del que vive de su trabajo. Siendo adolescente entró al seminario salesiano de Baracaldo, cerca de Bilbao.

Al realizar su profesión religiosa pidió ser misionero “donde pudiera ayudar y donde lo necesiten”. En 1951 realizó su viaje misionero al Perú y el 2 de enero de 1952 “me bauticé cholo en el lago Titicaca”, como recordaba. Trabajó en Puno, en Arequipa y en 1955 fue enviado a estudiar a la UPS - Roma. Se ordenó sacerdote el 11 de febrero de 1961.
 
Durante nueve años fue formador de los seminaristas salesianos en Chosica–Lima, para luego asumir el cargo de director en el Politécnico Salesiano de Lima y posteriormente párroco de Magdalena del Mar.
 
Fue inspector de los Salesianos en México y en Perú. Luego de una intensa labor fue nombrado obispo de Huaraz - Áncash el 28 de febrero de 1987 donde realizó grandes proyectos para la promoción del empleo y la ayuda a las poblaciones más pobres de la región, pero sobre todo fue el “Padre Obispo”, “porque la paternidad es la razón de ser del Obispo”, decía.

El “Padre Obispo” no estuvo ajeno a la guerra fratricida de la subversión y tras sufrir el azote del terrorismo por parte de Sendero Luminoso y dos infartos cerebrales, fue trasladado por el Papa Juan Pablo II a la recién creada Diócesis de Lurín, convirtiéndose en su primer obispo el 25 de enero de 1997.

(FIN) NDP/RFA/MAO
JRA

Publicado: 12/4/2017
Loading...