Andina

Madre ingresó a hospital con covid-19 y 33 semanas de gestación, y salvó su vida

Estuvo en la unidad de cuidados intermedios del Emergencias Ate Vitarte, y le practicaron cesárea de emergencia

El 1 de marzo, la feliz Carmen dejó el hospital y se reencontró con su esposo y sus hijos. Foto: ANDINA/Minsa

El 1 de marzo, la feliz Carmen dejó el hospital y se reencontró con su esposo y sus hijos. Foto: ANDINA/Minsa

20:55 | Lima, mar. 5.

Una madre de familia que ingresó al Hospital Emergencia Ate Vitarte (HEAV), con 33 semanas de gestación e insuficiencia respiratoria aguda por el covid-19, fue dada de alta y su bebe goza de perfecta salud, luego de haber estado internada en Unidad de Cuidados Intermedios (UCIN).

Carmen de 30 años, vecina del distrito de Ate, ingresó a este nosocomio el pasado 13 de febrero, presentando fiebre, insuficiencia respiratoria aguda por el covid-19 y neumonía severa. 

Ante esta situación, una junta médica determinó practicar una cesárea de emergencia y trasladar a la paciente a UCIN, donde permaneció 9 días con soporte de oxígeno mediante un ventilador mecánico.

La médico ginecóloga del HEAV, Sara Castañeda, informó que el milagro fue posible gracias al esfuerzo del equipo multidisciplinario del hospital, que recuperó la salud de la paciente y su bebé. 

Por su parte, la encargada del área intermedia de Neonatología de este centro hospitalario, Jessika León, señaló que este caso representó un gran reto para los profesionales de la salud, pues estuvieron pendientes en salvar la vida de la madre y el recién nacido. 

Explicó que recibieron al neonato prematuro, con 1.940 kilos de peso, apnea neonatal y depresión severa, pero se recuperó poco a poco y fue derivado a un hospital de mayor complejidad hasta completar totalmente su recuperación. 

“En todo momento procuramos brindar una atención humanizada y de calidad porque cuidamos y atendemos a sus bebés como si fueran nuestros”, agregó León.

El 1 de marzo, la feliz madre dejó el hospital y se reencontró con su esposo y sus hijos. No dudó en manifestar su agradecimiento a los médicos, enfermeros y técnicos que hicieron posible que ella volviera a su hogar.

“Estoy muy agradecida por el cuidado que recibí mientras estuve aquí. La atención del equipo fue muy buena, con mucha calidad y calidez. Gracias a Dios y a estos ángeles, hoy puedo regresar a casa al lado de mi familia”, comentó Carmen muy emocionada.

La atención oportuna y aplicación de estrictas medidas de bioseguridad, permitieron que la gestante con covid-19 traiga al mundo a su prematuro bebé, sin contagiarlo.

Más en Andina:



(FIN) NDP/ SMS

Publicado: 5/3/2021
Loading...