Andina

Machu Picchu: ¿cómo dos terremotos originaron la arquitectura sismorresistente?

Los incas fueron pioneros en gestión de riesgo de desastres y planificadores del territorio de primera línea

En el periodo del inca Pachacútec, durante la construcción de Machu Picchu, se registraron dos terremotos, que dieron origen a la arquitectura sismorresistente.

En el periodo del inca Pachacútec, durante la construcción de Machu Picchu, se registraron dos terremotos, que dieron origen a la arquitectura sismorresistente.

23:04 | Lima, jul. 24.

La sabiduría de los incas no deja de asombrar al mundo. Los antiguos peruanos se convirtieron en planificadores del territorio y pioneros en Perú en aplicar un proceso de gestión de riesgo de desastres luego de dos terremotos registrados durante la construcción de Machu Picchu (Cusco), una de las siete nuevas maravillas del mundo.

Así lo reafirma el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet), que, por medio de su proyecto de investigación Cusco-Pata, demostró que en el periodo del inca Pachacútec ocurrieron dos sismos de gran magnitud.

Los terremotos dejaron evidencia de daños, como la inclinación de los muros, separación de las piedras, algunos bordes rotos de las rocas, entre otros.

Carlos Benavente, investigador principal y coordinador de Cusco-Pata, afirmó a la Agencia Andina que los incas fueron los primeros peruanos en aplicar un proceso de gestión de riesgo de desastres, y esto se ve reflejado en las edificaciones en zonas altas y en la construcción de andenes ante la inestabilidad de taludes.

Carlos Benavente, investigador principal y coordinador del proyecto pionero Cusco-Pata.

En noviembre del 2018, los resultados del estudio pionero liderado por el Ingemmet fueron difundidos en exclusiva por la Agencia Andina. En octubre del 2019, la prestigiosa revista Journal of Seismology también los publicó. Conozca aquí más detalles de la investigación en el especial "Machu Picchu, supremacía inca".


Sobre Cusco-Pata


Para el desarrollo del proyecto Cusco-Pata se emplearon métodos geológico-estructurales y de arqueosismología (Earthquake Archaeological Effects, EAEs).

Con ellos se identificó que las deformaciones en el santuario fueron consecuencia de sismos asociados a fallas geológicas cercanas a Machu Picchu y no a la zona de subducción en la costa del Pacífico, por la que eventualmente se producen los terremotos más destructivos de Perú.

Los terremotos dejaron evidencia de daños, como la inclinación de los muros, separación de las piedras, algunos bordes rotos de las rocas, entre otros.

El proyecto Cusco-Pata empezó en el 2016 con el financiamiento del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec).

La finalidad fue aportar a la ampliación del catálogo sísmico en Perú y fortalecer los planes de gestión del riesgo de desastres, adoptando medidas preventivas que protejan el patrimonio cultural del país, como Machu Picchu, ícono del turismo nacional y que hace 109 años fue dado a conocer al mundo por el explorador norteamericano Hiram Bingham.

Cusco-Pata contó con la colaboración del Instituto Geológico Minero de España (IGME), el Instituto de Ciencias de la Tierra de Grenoble (Francia), la Universidad de Jena (Alemania) y la Universidad de Oxford (Reino Unido), en coordinación con la Dirección Desconcentrada de Cultura del Cusco.

Más en Andina:

(FIN) JOT

Publicado: 24/7/2020
Loading...