Andina

Compras navideñas online: estafas que pueden poner en riesgo la gratificación

Según especialista en la materia

Tarjetas de crédito y débito. ANDINA/Luis Iparraguirre

17:30 | Lima, dic. 6.

La temporada navideña es una de las épocas del año en las que más compras se realizan, y en la que los peruanos invertirán hasta 1,000 soles en sus compras online y más del 50% las pagará con dinero de la gratificación.

Los medios de pagos más utilizados durante estas compras navideñas son las tarjetas de crédito y débito, siendo esta la oportunidad perfecta para los estafadores, quienes aprovechan en poner en marcha los tipos de estafas más recurrentes en el e-commerce.

Es necesario que el cliente tome las precauciones necesarias para realizar su compra online de forma segura. Es por eso que el abogado penalista del Estudio Linares Abogados, Aldo Cárdenas, explicó en qué consisten este tipo de estafas y cómo denunciarlas si se es víctima de una. 

1.- Carding: 


Esta es una de las estafas virtuales más comunes en nuestro país. Se realiza un uso no autorizado de la tarjeta de crédito y se sustrae cualquier dato relacionado a la información bancaria por medio de un software que crea al azar la fecha de expiración y el código de seguridad.

En estas fechas es común que muchas compras se realicen a través de portales de internet mediante el uso de tarjetas de crédito, aunque este medio de pago facilita las transacciones, también es posible que ello pueda ser aprovechado por delincuentes para realizar cargos ilegales por consumos no realizados.

Como, por ejemplo, el pago de servicios de celulares, suscripciones a los servicios en línea de videojuegos hasta pagos de servicios de aplicativos de taxi.

Cárdenas recomendó que luego de realizar una compra por internet, se verifiquen los cargos efectuados en la tarjeta de crédito y además se pidan a la entidad bancaria que reporte cualquier operación sospechosa realizada con la tarjeta. 

2.- Pishing: 


El pishing es una de las técnicas más usadas para robar información personal y bancaria como las claves secretas y el código de seguridad de tarjeta (CVV). 

Esta estafa sucede a través del envío de emails u otro tipo de mensajes suplantando la identidad de algún servicio o empresa conocido para que la víctima acceda a una página falsa que simula ser la original. 

La finalidad es que el usuario introduzca todo tipo de información para que el ciberdelincuente pueda contar con ella.
“Lo recomendable es no abrir archivos adjuntos de un e mail desconocido o que consideres sospechoso. Corrobora que sea un correo confiable antes de proceder a abrirlo, puedes utilizar un antivirus que te permita evitar un posible rastreo de tus datos”, dijo Cárdenas.

“No hagas clic en enlaces que te llegan al correo electrónico donde te solicitan información personal. Si necesitas acceder a un servicio conocido, hazlo escribiendo la dirección directamente en el navegador y verificando las credenciales de seguridad de la página que se encuentran en forma de candado”, señaló. 

3.- Pharming 


Esta estafa es una variante del pishing, que se ha incrementado en los últimos años y que consiste en aprovechar una vulnerabilidad en la página web real de la empresa, en la que se planea realizar la compra, para poner un enlace que redirija a una página web fraudulenta con características similares a la original.

“Si se está navegando por una página web y al pulsar sobre un vínculo, lleva a una dirección web que no tiene como raíz la de la empresa, entonces no realizar la compra”, advirtió.

Por último, señaló que en casos como estos, cuando ya se ha perpetrado el delito, los usuarios tienen dos opciones: denunciar el hecho ante la Fiscalía Provincial Penal de Turno de la jurisdicción que les correspondes.

O (denunciar) ante la División de Investigación de Alta Tecnología (Divindat), quienes darán inicio a las investigaciones correspondientes para rastrear e identificar el IP de la computadora desde dónde proviene el rastreo o la vulneración de datos. 

El delito que se comete con estas estafas son los de fraude informático, debido a que el delincuente se vale de la interferencia al sistema informático para lograr su objetivo. “En esos casos, la Ley 30096 prevé una pena no menor de tres años, ni mayor de ocho años", sostuvo.  


Más en Andina:





(FIN) MMG


Publicado: 6/12/2019
Loading...