Banner  Movil Sunat - App Bienvenido al Perú - 04.07 al 10.07
Andina

Dentro y fuera de clases deben existir espacios para la integración y actividades lúdicas

Solo así se logrará el desarrollo psicosocial y psicoemocional de escolares, sostiene Guillermo Molinari

Experto recomendó a los docentes no trabajar solamente en el desarrollo de competencias y capacidades cognitivas, sino también, emocionales.

Experto recomendó a los docentes no trabajar solamente en el desarrollo de competencias y capacidades cognitivas, sino también, emocionales.

13:44 | Lima, abr. 30.

Tras aprobarse el aforo del 100% en colegios y eliminarse el metro de distancia en las aulas, el Ministerio de Educación (Minedu) ha decidido centrar el servicio educativo de este año en desarrollar la dimensión emocional dentro del proceso de aprendizaje de los escolares después de dos años de confinamiento por el covid-19.

Así lo explicó el exviceministro de Gestión Pedagógica del Minedu, Guillermo Molinari, en el programa Andina al día de Andina Canal Online, donde recomendó a los docentes no trabajar solamente en el desarrollo de competencias y capacidades cognitivas, sino también, emocionales. 


“No existe ningún aprendizaje que no esté articulado a la emoción. Si no pasa por la emoción, no se registra; no comienzan a trabajar determinados sistemas de nuestro cerebro, como el sistema de atención, concentración y memoria”, declaró.

Según Molinari, el soporte socioemocional es un conjunto de actividades que ayudarán a restablecer emocionalmente a escolares que fueron afectados por el impacto de la pandemia del covid-19. 


Por esta razón, todos los docentes como personal educativo deben estar capacitados sobre el acompañamiento socioafectivo y cognitivo porque “cada nivel educativo implica un tratamiento distinto en el desarrollo psicosocial y psicoemocional de los estudiantes”, comentó.   

Al respecto, describió algunas estrategias que pueden implementar los docentes en las aulas como actividades lúdicas,  generación de espacios para la integración social y expresión emocional, donde los alumnos puedan dialogar sobre sus principales preocupaciones.


“Espacios que contribuyan al desarrollo integral, donde se hagan prácticas de actividades lúdicas, recreativas, artísticas, deportivas, eso ayuda mucho en la disposición y en el desarrollo físico, social y emocional de los alumnos. Y también el fortalecimiento de vínculos saludables, en el tema de seguridad y en el tema del clima dentro del aula y la escuela”, agregó.

Para Molinari, es importante crear estos espacios de trabajo pedagógico y emocional porque ayuda a los estudiantes a construir y autorregular sus emociones, no solo durante las clases, sino a lo largo de su vida.

Si veo que los chicos están muy decaídos, yo debería en ese momento introducir algún tipo de estrategia a través de una acción lúdica vinculada con el tema de la clase, para nuevamente lograr su atención y concentración, y tener una mejor disposición para el aprendizaje”, añadió.


Aunque el Minedu ha implementado algunas estrategias como la plataforma digital de "Te escucho docente" y programas de capacitación en el tema de soporte y contención emocional, Molinari exhorta a las escuelas a generar y crear sus propias estrategias de formación y acompañamiento psicoemocional.

“Sería interesante e importante que los alumnos universitarios en sus prácticas pre profesionales pudieran integrarse a este trabajo. Porque solo en la actividad pública hay más de 90 mil escuelas y en el país no tenemos 90 mil psicólogos educativos”, finalizó.

Más en Andina:


(FIN) SQH/SMS

Publicado: 30/4/2022