Andina

Conoce 10 alimentos peruanos sabrosos y saludables que puede incorporar a su dieta

Incorporar estos alimentos a nuestro régimen es cuestión de voluntad, señalan expertos

Alimentos peruanos deliciosos, saludables y al alcance de la economía familiar, que pueden incorporarse a la dieta diaria.

Alimentos peruanos deliciosos, saludables y al alcance de la economía familiar, que pueden incorporarse a la dieta diaria.

14:12 | Lima, oct. 22.

En la actualidad, hay muchos alimentos peruanos que nos llenan de orgullo; sin embargo, pese a su bajo costo, delicioso sabor y a sus altos valores nutricionales aún no son consumidos ni incorporados en la dieta como deberían.

“Estos alimentos son reconocidos en el mundo por sus cualidades y para nuestra suerte son peruanos. El Perú ha contribuido con trece alimentos al Fondo de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, lo que demuestra la calidad de nuestros insumos”, expresa la nutricionista Jamee Guerra.

Estos alimentos oriundos de nuestro país son:


Aumenta la fuerza y resistencia mejorando el rendimiento en la vida diaria y en las exigencias deportivas. Además, se le atribuye la capacidad de mejorar la fertilidad y la libido.


La maca posee un perfil nutritivo similar al de los cereales, con un 60 % de carbohidratos; 10 % de proteína; 8.5 % de fibra y 2.2 % de grasas. Contiene ácido linolénico, palmítico y oleico, así como moléculas orgánicas que contribuyen a reducir el colesterol y enfermedades cardiovasculares.

Por otro lado, es una fuente de minerales biodisponibles como el calcio, magnesio, fósforo, potasio, azufre, sodio, cobre, hierro, zinc, selenio, yodo, bismuto manganeso, silicio y estaño, ideal para la formación de huesos o producción de hormonas.


Conocida como el ‘cereal madre’, es rica en proteínas que contiene los 9 aminoácidos esenciales que son fuente de carbohidratos y fibra. Puede ayudar a reducir niveles de colesterol y glucosa, contribu-yendo en la reducción de peso, además de brindar energía.


Es un grano de alto valor nutritivo, dado que aporta proteínas, ácidos grasos insaturados y minerales. Por su contenido de fibra, superior al 6 % del peso del grano, favorece el tránsito intestinal, estimula el desarrollo de bacterias benéficas y ayuda a prevenir el cáncer de colon. Es un alimento libre de gluten, apropiado para los celiacos o personas que no pueden consumir trigo y sus derivados.

La amplia variabilidad genética de la quinua le permite adaptarse a diversos ambientes ecológicos (valles interandinos, altiplano, yungas, salares, a nivel del mar) con diferentes condiciones de humedad relativa y altitud (desde el nivel del mar hasta los 4,000 metros de altura) y es capaz de hacer frente a cambios de temperatura que oscilan entre los gélidos 8 grados bajo cero hasta los sofocantes 38° C.

Kiwicha


Es un grano que destaca por su alto contenido de hierro, calcio, magnesio, manganeso, fósforo, fibra, zinc, entre otros nutrientes que son fundamentales para la dieta diaria. Cien gramos de kiwicha aporta 428 calorías, de los cuales el 70 % son almidones; 14.5 % proteínas y 7.8 % de grasa.


Su alto contenido en aminoácidos, especialmente de lisina, favorece el desarrollo cerebral y muscular. Además, puede ser consumido por madres gestantes e infantes, al aportar calcio, fósforo y hierro, minerales que fortalecen los dientes, huesos y sangre.

La infusión obtenida por los tallos de esta planta, actúa como un efectivo laxante. Asimismo, aplaca los dolores reumáticos y menstruales.

Camu camu


Oriunda de la Amazonía, estudios científicos concluyen que el camu camu es el fruto con mayor fuente de vitamina C del planeta (10 veces más que la naranja y 40 veces más que el limón, basado en 100 gramos de cada fruta). Ello lo convierte en un insumo con altas propiedades antioxidantes y antiinfecciosas; es decir, previene enfermedades como la influenza y el covid-19, que atacan las vías respiratorias y otros órganos. También alivia las dolencias cardiovasculares.


El alto poder antioxidante de este fruto amazónico ayuda a mitigar el impacto negativo ocasionado por el estrés oxidativo, alteración que ocurre por la acción de los radicales libres en el organismo y que pueden ocasionar la muerte de las células y el envejecimiento prematuro.

Estudios clínicos revelan que el consumo de camu camu contribuye a acelerar los procesos de cicatrización y la formación de colágeno, proteína que promueve el desarrollo de tendones y vasos sanguíneos. Además, la vitamina C ayuda a la fijación del calcio, mineral esencial para la formación y el fortalecimiento de los huesos.

Anchoveta


Este abundante pez de nuestro litoral es alto en ácidos grasos, omega 3, vitaminas A, D, E, B2, entre otras. Es uno de los peces menos contaminados, pues su alimentación solo consiste en zooplancton.


La anchoveta es considerado un superalimento por sr una fuente de antioxidantes, tales como la vitamina E y retinol (vitamina A) que ayudan a retardar la oxidación de otras moléculas, permitiendo tener una piel más joven y sana. Un alimento que ofrece nuestro mar peruano que facilita el desarrollo óptimo de huesos y dientes; también mantiene un buen estado reproductivo.

Por otro lado, su alto valor en proteínas permite que los músculos se regeneren más rápido, fortaleciendo los tendones y ligamentos. También es un alimento rico en Lisina, un aminoácido imprescindible para el crecimiento de los niños, así como la vitamina D, el cual evita el raquitismo.

Guanábana


Se le conoce como la ‘fruta anticancerígena’, pues contiene anonacinas que tendrían efectos sobre las células cancerígenas. Asimismo, mejora el sistema inmunológico. Es una gran fuente de vitamina C y fibra.


La guanábana es rica en vitaminas C, B1 y B2, y en minerales como magnesio, potasio, fósforo y hierro. También posee un alto contenido de fibra que contribuye a un correcto funcionamiento del tránsito intestinal; mientras que la tiamina (vitamina B1) ayuda a las células del organismo a convertir carbohidratos en energía y juega un papel en la contracción muscular y la conducción de las señales nerviosas. Por su parte, la vitamina B2 es importante para el crecimiento y la producción de glóbulos rojos.

Sus hojas, semillas, raíz y fruta son usadas tradicionalmente por sus beneficios en la salud. Existen estudios que destacan sus propiedades sobre la hipertensión, inflamaciones, además de sus rasgos hepatoprotectores, entre otros.

Maíz morado


El maíz morado posee antocianinas que son antioxidantes; es decir, sustancias químicas que neutralizan a los radicales libres o moléculas que actúan sobre las células sanas y provocan reacciones en cadena que terminan dañando tejidos y órganos. Ello incide en el envejecimiento celular y en el desarrollo de diversos tipos de cáncer.


Estudios realizados por investigadores peruanos han comprobado que las antocianinas presentes en el pigmento morado contenido en el corazón o “coronta” y también en los granos de este tipo de maíz, contribuyen a prevenir la formación del cáncer de colon y de otros órganos del cuerpo humano.


Además de las antocianinas, el maíz morado contiene minerales importantes como el hierro, fundamental para mejorar los niveles de hemoglobina en la sangre y combatir males como la anemia y la desnutrición. También posee calcio, que es clave para la correcta formación y fortalecimiento de huesos y dientes. Además presenta fósforo, esencial para la formación de proteínas necesarias para el desarrollo, reparación y conservación de células y tejidos. 

Camote


Su principal atributo son los betacarotenos, que son antioxidantes y que han demostrado inhibir el crecimiento de células cancerosas.


Este tubérculo es una gran fuente de vitamina A, además de B6 y potasio. Le debe su caracterísrico color anaranjado (hay otras variedades como el morado) a los betacarotenos, cuyas propiedades ayudan a cuidar el sistema inmunológico, así como a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer. El camote contiene potasio, que reduce el riesgo de hipertensión arterial y accidente cerebrovascular.

Lúcuma


Es una gran fuente de betacarotenos, carbohidratos, vitaminas y minerales. Además de tener un sabor delicioso, es una gran fuente de energía.

Este superalimento, considerado el oro de los incas, tiene un elevado valor nutricional, es buena fuente de carbohidratos, rica en minerales y vitaminas. La pulpa representa entre el 69 % al 82 % del total del fruto. En estado fresco aporta 99 kilocalorías, mientras que cuando se convierte en harina llega a 329 kilocalorías.


Es rica en vitaminas del complejo B, como niacina (B3), tiamina (B1), riboflavina (B2) que son fundamentales para el desarrollo muscular; y vitamina C o ácido ascórbico que estimula la creación de colágeno y aporta elasticidad a los tejidos. 

Sacha inchi


Es una planta oleaginosa autóctona de la Amazonía peruana, conocido en el mundo como el “maní del inca”, por su enorme importancia durante el imperio incaico. También conocido como “maní del monte”, las semillas del sacha inchi contienen una de las más importantes fuentes de omega 3, 6 y 9 del mundo, por encima de los llamados pescados azules.

El aceite de sacha inchi es de extraordinaria calidad y es considerado como un ácido graso esencial para la vida.


Entre sus propiedades nutritivas destacan que ayuda a contrarrestar problemas de colon irritable e hígado graso. Favorece la reducción de colesterol malo (LDL) en la sangre y estimula el incremento del colesterol bueno (HDL). Regula la presión arterial y, por tanto, previene el infarto al miocardio y la trombosis arterial. Asimismo, reduce la tasa de triglicéridos al mejorar el riego sanguíneo

Más en Andina:

(FIN) LZD/MAO

Publicado: 22/10/2021
Loading...