Banner  Movil Sunat - App Bienvenido al Perú - 04.07 al 10.07
Andina

Anestesiología: una especialidad poco conocida que paga bien y requiere más profesionales

Presidenta de la Sociedad Peruana de Anestesia, Analgesia y Reanimación explica importancia de esta carrera.

Médica anestesióloga en plena inserción de un catéter epidural torácico. Esta especialidad vela por el bienestar del paciente durante toda operación o intervención quirúrgica. ANDINA/ Sociedad Peruana de Anestesia, Analgesia y Reanimación

Médica anestesióloga en plena inserción de un catéter epidural torácico. Esta especialidad vela por el bienestar del paciente durante toda operación o intervención quirúrgica. ANDINA/ Sociedad Peruana de Anestesia, Analgesia y Reanimación

06:49 | Lima, may. 16.

En un quirófano están presentes dos médicos, el cirujano y el anestesiólogo, quien tendrá bajo su responsabilidad la vida del paciente, porque su función es evitar que sienta dolor y que el acto quirúrgico sea posible y seguro. Los anestesiólogos tienen en sus manos la vida de esa persona al controlar sus signos vitales para que la operación sea exitosa.

Así lo explica la presidenta de la Sociedad Peruana de Anestesia, Analgesia y Reanimación, Catherine Suárez Egoavil, quien desde el 2006 ejerce la especialidad de anestesiología, luego de estudiarla en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) durante tres años.

La doctora Catherine Suárez Egoavil en plena actividad. 

Se formó como médica en la Universidad Católica de Arequipa, y recuerda que eligió esa carrera mientras hacía su internado en el Hospital de Policía, ya en Lima. Estaba en una sala de operaciones cuando se dio cuenta de que había otro médico, además del cirujano, que le daba indicaciones de cuándo empezar la cirugía, detenerse o darse prisa y al mismo tiempo cuidaba al paciente.

“Para mí era un sufrimiento ver familias que no tenían dinero para comprar insumos o medicinas para una operación porque eran muy pobres; no existía el Seguro Integral de Salud y todo era muy precario. Observar que el papel de un anestesiólogo era importante en una cirugía me motivó a seguir esa especialidad”, cuenta.

Su vocación de servicio encontró en la anestesiología un vehículo para entregar lo mejor de ella a los pacientes, dar todo de si en ese momento de la operación, para que sus vidas no se detengan. “Somos una pieza fundamental, sin nosotros es imposible que se dé un acto quirúrgico seguro”, precisa.  

¿Qué es un anestesiólogo y qué funciones tiene?   


Suárez Egoavil explica que el anestesiólogo o anestesióloga es un médico general formado en pregrado durante siete años. Al terminar su etapa universitaria realiza el Servicio Rural y Urbano Marginal en Salud (Serums) en un año y luego el internado, un año más.

Cuando termina ese periodo, puede postular a una especialidad, en este caso a la de anestesiología. Esa oferta de posgrado la tienen universidades como la UNMSM, Federico Villarreal, Universidad Privada Cayetano Heredia, Universidad San Martín de Porres y Científica del Sur en Lima, en Lima Metropolitana. 

En otras ciudades del país, la Universidad San Agustín de Arequipa, San Antonio de Abad de Cusco, también la ofrecen. La especialidad dura tres años, y quienes se graduaron en la carrera de medicina pueden postular a las convocatorias que cada una de estas casas de estudio realiza una vez al año a nivel nacional. 

"Nuestra función va más allá de hacer dormir al paciente", afirma Suárez.

Pero, cuál es la función de un anestesiólogo. Empieza cuando el paciente llega a la sala de operaciones, que casi siempre es con miedo. A partir de ese instante establece un nexo especial con él (o ella) para aquietar sus temores y tranquilizarlo. 

Lo prepara emocionalmente para que pueda enfrentar la operación y paralelamente controla su respiración, su frecuencia cardiaca, presión arterial y lo va anestesiando.  En la operación realiza valoraciones médicas y es el responsable del manejo y cuidado de su estado físico. 

Nuestra función va más allá de ‘hacer dormir’ al paciente, nosotros protegemos y regulamos sus funciones vitales de forma que la intervención quirúrgica le ocasione las menores alteraciones posibles, y sea óptima y segura”. 

Anestesia general y regional


Cuando el paciente se somete a una cirugía que requiere de anestesia general como una operación al corazón, por ejemplo, o un trasplante, es un reto, porque este especialista debe “llevar” al paciente a un paro respiratorio y asistirlo con ventilación mecánica hasta que culmine la cirugía, para luego “sacarlo del sueño profundo” y despertarlo para el regreso a casa. 

El anestesiólogo o anestesióloga tiene que saber trabajar en equipo.

“Si nos descuidamos, el paciente no podrá volver, su vida está en nuestras manos, no en las del cirujano, porque cada paciente es una vía diferente, y cada cuerpo responde de forma distinta en cada medicación”, acota. 

Si la aplicación de la anestesia es regional (local), como ocurre en caso de la epidural para que pueda efectuarse una cesárea, el proceso también es delicado porque la aguja la ingresa a la columna vertebral de la mujer, que muchas veces tiene kilos demás. El objetivo es evitar que se duerma para que pueda ver nacer a su bebé y establezca el contacto piel a piel, necesario para su recién nacido y para ella.

Habilidades 


Suárez Egoavil, que desde que empezó su oficio el 2006 ya tiene, aproximadamente, más de 1,000 anestesias aplicadas, señala que la anestesiología exige dos habilidades clarísimas: saber trabajar en equipo y tener psicomotricidad. 

Para trabajar en equipo es vital que sepa comunicarse porque tendrá que hacerlo con el médico, la enfermera y el técnico de enfermería en todo el proceso quirúrgico. Si ocurre una emergencia es quien liderará la acción médica para impedir que el paciente pierda la vida.

¿Por qué la psicomotricidad es importante? Porque en la sala de operaciones realizará varias actividades simultáneas, como aplicar anestesia, hacer ecografías y manejar diversos tipos de agujas para provocar bloqueos nerviosos en las zonas que requiera el paciente.

Mercado laboral


Actualmente en el Perú hay escases de anestesiólogos, aproximadamente son un poco más de 2,600 y más del 50 por ciento trabaja en Lima Metropolitana. En otras ciudades y provincias del país se requiere su presencia con urgencia, señala la doctora Suárez Egoavil.

Además, en su mayoría trabajan en centros quirúrgicos hospitalarios que tiene tres áreas principales: el consultorio pre anestésico, sala de operaciones y las unidades de recuperación posanestésicas.

El mercado laboral que tiene esta especialidad es vasto, porque además de necesitarse en las diferentes provincias del Perú, se requiere en otras áreas, como

-Centros quirúrgicos públicos y privados.

-Para cirugías particulares en clínicas pequeñas en donde cada cirujano contrata a su propio anestesiólogo.

-Centros de resonancia, porque en ellos se utiliza sedaciones.

-Salas de procedimientos endoscópicos de grandes clínicas.

-Centros odontológicos que actualmente sedan a niños o a personas que no quieren sentir dolor por la ortodoncia. 

-Centros de Hemodinámicas.

-Centros de radiodiagnóstico porque manejan unidades del dolor. 

-Cirugía plástica.

-Cuidados paliativos


¿Cuánto gana un anestesiólogo?


A nivel mundial es una de las especialidades mejor pagadas porque es la más demandada, explica la presidenta de la Sociedad Peruana de Anestesia, Analgesia y Reanimación. En el Perú, si trabaja en un hospital público su sueldo puede ser de S/ 6,000, como ganan los médicos no covid; pero si forma parte del staff de una clínica privada grande puede llegar a S/ 17,000 soles

“Pero lamentablemente en el Perú todavía dependemos del precio que pactamos con el cirujano, porque es quien cobra por la cirugía y paga al anestesiólogo lo que se negocie con él”, comenta.

El problema, refirió Suárez Egoavil, es que al anestesiólogo se le considera todavía un complemento de todos los procedimientos quirúrgicos anestésicos; y esa creencia está afectando la valorización de la profesión, y por ende de sus honorarios. 
  
Entonces, el sueldo que percibe depende de las horas que trabaja, si el médico anestesiólogo labora en un solo establecimiento de salud, recibirá un sueldo promedio; pero si desea incrementar sus ingresos trabajará más horas de las reglamentarias, que son 150 horas mensuales, y podrá llegar a 300 o 400 horas mensuales. Solo así aumentará sus ingresos, señala.

“Si el Estado pagara mejor esta especialidad, no nos veríamos forzados a laborar tantas horas fuera de las horas establecidas, pero muchos nos vemos obligados a hacerlo, nos estresamos y eso puede poner en riesgo el acto quirúrgico anestésico”, acotó la Presidenta de la Sociedad Peruana de Anestesia, Analgesia y Reanimación.

Lo cierto es que, a pesar de todo, la anestesiología es una opción para quienes tienen vocación de servicio porque existe un importante mercado laboral que requiere de esta especialidad en todo el país. 

Más en Andina:



(FIN) SMS/LIT
JRA


Publicado: 16/5/2022