Andina

24 feminicidios y 66 intentos ocurrieron en el país en lo que va del año

Según cifras del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables

Milagros Farias voluntaria del ministerio de la Mujer en violencia contra la mujer.foto:ANDINA/Oscar Farje Gomero.

Milagros Farias voluntaria del ministerio de la Mujer en violencia contra la mujer.foto:ANDINA/Oscar Farje Gomero.

13:09 | Lima, jun. 13.

Un total de 24 feminicidios y 66 intentos de este delito ocurrieron en el Perú, principalmente en Lima, durante los primeros cuatro meses del año, lo que significa que la cifra de estos crímenes al final del 2016 será similar al año pasado, advirtió el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP).

La viceministra del MIMP, Ana María Mendieta resaltó la importancia de las acciones del gobierno frente a esta problemática y del doloroso proceso que atraviesan las mujeres violentadas que deciden denunciar a sus agresores. 

“Denunciar la violencia no es fácil porque significa que estás denunciando a tu pareja, al padre de tus hijos, o muchas veces a la persona que tiene el rol proveedor en la familia;  significa romper muchas veces con la persona que te da el sostén para ti y tus hijos, y en muchas ocasiones existe también presión familiar”, resaltó.

Entre los casos de violencia contra las mujeres entre 18 y 45 años, atendidos durante todo el 2015 en los Centros de Emergencia Mujer (CEM) del MIMP, se estimó que  el 11 % fue por abuso sexual, 40% violencia física, y 49% violencia psicológica.   
 
Mayor concentración

Las cifras alarmantes que presentó el MIMP el año pasado fueron de 95 feminicidios, mientras que las tentativas en este tipo de crimen llegaron a 198 casos. Las regiones de Lima, La Libertad, Cusco, Huánuco y Arequipa presentaron la mayor cantidad de casos.

Asimismo, las estadísticas muestran que la mayor incidencia se da en la zonas urbanas, mientras que en las urbano - marginales y en las áreas rurales se denuncian menos casos. 

Lima es la región con la mayor concentración poblacional, motivo por el cual tiene mayor presencia de mujeres violentadas, Por consecuencia los distritos con mayoría de estos casos son San Juan de Lurigancho, Villa el Salvador y Ate.  

Entre las cifras registradas desde enero hasta abril, los CEM han reportado siete feminicidios en Lima con 16 tentativas; cinco feminicidios en La Libertad con tres tentativas; tres feminicidios en Cusco con seis tentativas; un feminicidio en Arequipa con seis tentativas y un feminicidio en Huánuco con 10 tentativas. 

Resultados

“No te calles” es la campaña que ha permitido concientizar a las mujeres y al entorno de ellas en la importancia de denunciar las agresiones. “En el 2002, solo el 11 % denunciaba; en el 2015 hay más de 27 % de denuncias, esto significa que más mujeres se atreven a hablar, más mujeres conocen sus derechos, y tienen acceso a ayuda”, comentó Mendieta.

“Hay una transformación en la percepción del tema porque lo que antes se entendía como un problema familiar, ahora sabemos que es un problema público, y nos concierne a todos. Cada vez hay más denuncias no solo de la víctimas sino de terceros”, señaló.

La valentía de las mujeres vulneradas y su entorno, ha permitido reducir la tendencia en los últimos 10 años.  “Desde el 2002, esta problemática era del 42 % por ciento en mujeres maltratadas por sus parejas o ex pareja sentimental, al año 2015, esto se ha disminuido a 32 %” agregó la viceministra.

Desde el hogar

El análisis cualitativo revela que el feminicidio ocurre cuando la mujer quiere salir de casa, terminar la relación,  al presentar una denuncia, cuando inicia una nueva relación, o cuando el hombre siente que está perdiendo el control sobre ella.

El porcentaje de mujeres que tienen uno o más hijos con su agresor es del 70 % y los niños son las víctimas indirectas que sufren las consecuencias de la ausencia de su madre y del padre que termina en la cárcel. Los menores quedan en manos de familiares o del Estado sin el calor de su hogar, con traumas y un futuro difícil. 

“El gran reto del Estado es llegar a zonas rurales en su totalidad, potenciando la prevención para cambiar los patrones culturales, hay que trabajar articuladamente con los sectores Salud y Educación, porque este no es un tema únicamente del MIMP.  Es necesario trabajar con los niños desde la infancia en una cultura de igualdad, de respeto entre niños y niñas para que estos patrones no se repitan nunca más”, finalizó Mendieta.

(FIN) MPM/ART
JRA

Publicado: 13/6/2016
Loading...