Banner  Movil Sunat - App Bienvenido al Perú - 04.07 al 10.07
Andina

Consumo de drogas en adolescentes se incrementa, advierte el Hospital Loayza

Padres y tutores deben identificar signos de alarma ante una probable adicción

Las adicciones ponen en riesgo el desarrollo físico y mental de los adolescentes porque aún se encuentra en proceso. ANDINA/ Minsa

Las adicciones ponen en riesgo el desarrollo físico y mental de los adolescentes porque aún se encuentra en proceso. ANDINA/ Minsa

21:49 | Lima, ene. 13.

Alrededor del 10% de pacientes pediátricos atendidos en el Hospital Nacional Arzobispo Loayza presentan adicciones a sustancias y drogas, entre las más comunes están el alcohol, tabaco y la marihuana, informó la jefa del Servicio de Salud Mental, Isabel Vásquez Suyo.

La médica psiquiatra explicó que la cifra es alarmante porque estas conductas ponen en riesgo el desarrollo físico y mental, aún en proceso durante la niñez y adolescencia. 

“Las personas jóvenes como los adolescentes son más susceptibles de ser influenciadas por situaciones desagradables que experimentan en su entorno, y pueden desarrollar una adicción. Si estas condiciones no se tratan a tiempo, se reflejarán en su vida adulta y su rehabilitación será más difícil”, comentó. 


Para los adolescentes su estado de ánimo y la presión de grupo influyen en su día a día, y por inmadurez propia de su edad no saben distinguir entre lo bueno y lo malo, y si lo saben, prefieren aceptar conductas inadecuadas solo por compartir espacios grupales, señaló. 

Las drogas se presentan como una alternativa de liberación para ellos en situaciones de estrés, por eso los padres deben mantenerse alerta ante cualquier situación o comportamiento que les llame la atención en sus hijos, indicó Vásquez Suyón. 

Signos de alerta


Existen algunas señales que los padres de familia y tutores deben reconocer para acudir a un especialista. Estos pueden ser: desaparición de dinero en el hogar, el menor se niega a decir a donde va, sale en horarios inusuales, tiene los ojos rojos y huele a pasto quemado (marihuana) o plástico quemado (pasta básica de cocaína) o muestra rastros de polvo blanco en la nariz (cocaína).

A ello se suman los arranques de ira e irritabilidad que muchas veces se confunden con actitudes propias de la adolescencia, pero en verdad son síntomas del trastorno de abstinencia, agregó. 


Vásquez Suyón refirió que en los dos últimos años se ha evidenciado un incremento significativo del consumo de marihuana, con el pretexto de que esta sustancia alivia afecciones de salud. 

Sin embargo, su uso indebido repercute no solo en el ámbito psiquiátrico, sino también en el estado físico porque pueden causar enfermedades como cáncer de lengua, laringe o pulmón, así como complicaciones respiratorias, gastritis e infertilidad. 

Recomendaciones


La médica psiquiatra recomendó a los padres y tutores conversar con los menores periódicamente, explicarles de manera asertiva el daño que puede ocasionar el consumo de estas sustancias; hacer seguimiento a las redes sociales del menor, sin caer en una invasión de su espacio personal; e identificar actitudes de riesgo que irse manifestando. 

Si las conductas riesgosas son repetitivas se recomienda la búsqueda de ayuda profesional. El Hospital Nacional Arzobispo Loayza dispone del público el número 713-6800 para consultas y apoyo al menor con problemas de adicción.

Más en Andina:



(FIN) NDP/ SMS


Publicado: 13/1/2022